¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...
Mostrando entradas con la etiqueta Pasos en el camino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pasos en el camino. Mostrar todas las entradas

13 mayo 2015

Nuevos cinco contratados como profesores interinos... ¡Felicidades!

Si los últimos días de abril nos dieron la alegría de abrir la veda para que empezaran a contratar como profesores interinos a los aspirantes sin tiempo de servicio, pero con notas muy buenas en las últimas oposiciones del verano pasado (la primera flor del jardín de P&A), las dos primeras semanas de mayo han venido también cargadas de noticias muy gratas...

¡Cinco opositores preparados por mí han sido contratados por la Junta de Andalucía! Y todos ellos con gran mérito personal y con una gran valía profesional que van a tener la oportunidad de demostrar a partir de ya... Así que.... ¡Muchas felicidades!

Jesús, Macarena, María José, Juanma y Alfonso... Hoy os recuerdo sentados ante mi y veo por mi mente cómo pasan imágenes de vuestros rostros, ahora ilusionados, ahora cansados, incluso exhaustos... Y sé que hoy todos estaréis un pelín asustados, pero sobre todo muy, muy satisfechos...

Lo habéis logrado y toda la gente de buen corazón que os conoce y sabe de vuestro tesón, no puede por menos que alegrarse...

Para mi, como preparador, hay dos momentos de máxima alegría en todo este proceso. El primero es cuando capto sin atisbo de duda que el opositor que tengo frente a mi tiene firmes posibilidades de lograr un triunfo... Esa sensación, o si queréis, intuición, me llena de esperanzas... En todos estos años he terminado desarrollando una especie de sexto sentido que me dice: "ésta (o ésta) sí, y rápido..." También es cierto, aunque éste no sea el tema de esta entrada, que hay momentos de pesadumbre donde me digo: "a éste (o ésta) le falta un camino largo por recorrer..."  El "aviso" que mi experiencia me da sobre las posibilidades reales de éxito de un opositor es siempre un impulso hacia arriba que recibo con gratitud y mucha alegría... Al fin y al cabo, ¡qué va a querer un preparador sino tener en sus filas a opositores de éxito!

El segundo momento es este de hoy... Ser testigo de vuestros triunfos... Sé lo que habéis luchado por poder dar clases, por poder darle sentido a vuestros estudios después de tantos años de carrera, másteres y preparación de oposiciones... Ahora, ya mismo, si no en estos precioso instantes en los que escribo esto, ya estáis delante de vuestros alumnos... ¿Vértigo, eh?  Sí, pero también mucha responsabilidad...

Os repito lo que muchas veces me habéis oído en clase: haced lo mejor posible vuestro trabajo, no olvidéis que los niños son como esponjas que todo lo absorben... Por ello, permitid que absorban de vosotros el ejemplo del esfuerzo y de las ganas por mejorar, la capacidad de superación y la curiosidad por el conocimiento... Sed pacientes con ellos, por mucha lata que os den (ya sabéis que los alumnos son gremlins)... ¡No es fácil ser un adolescente en estos momentos que nos ha tocado vivir! Comprended sus errores y enderezadlos enseguida... La técnica "amonestación seguida de manita por el lomo" nunca falla: utilizadla...  Y no los aburráis, ni os aburráis vosotros... El secreto está en hacerles la asignatura interesante. Ahí es donde se mide la categoría profesional.

No os engañaré: la profesión no es sencilla... Más de un día saldréis del aula con ganas de tiraros por la ventana. Pero esa es la forja que habéis elegido para vosotros... La forja del profesor... Ahora sigue la oposición de la vida y os tenéis que convertir en los mejores profesores posibles. Por vuestro bien y por el de los demás... No es ésta una profesión para gente poco sufrida (los hay, pero lo pasan muy mal y se lo hacen pasar peor a los demás). Estoy seguro de que lo vais a hacer muy bien.

En fin, que me siento orgulloso...

Cinco interinos más en la profesión y algo mío en cada uno de ellos. Confío en que os hayáis quedado con lo mejor de mi, que algo debo tener, y que de esta forma yo os acompañe en cada una de vuestras clases... ¡A demostrar cómo se dan unas buenas clases de Geografía, Historia y Arte!

Y otros cuatro aspirantes en la inmediata espera... ¿Los veremos firmando su contrato antes de que termine el mes de mayo? Ojalá...

     

29 septiembre 2014

Grupos de trabajo P&A online...

Ponemos en marcha hoy los grupos de trabajo P&A online para nuestros opositores... Otro de los proyectos que comienzan su andadura en este mes de septiembre (tan fructífero) y que no tengo duda de que va a dar mucho que hablar...

 
¿Qué son estos grupos online P&A? Se trata de un servicio complementario a nuestras clases presenciales (tanto para los cursos completos como para los cursos de mantenimiento de antiguos alumnos P&A). Su objetivo es el de planificar y hacer un seguimiento diario del trabajo que hagáis en vuestra preparación de oposiciones. Lo coordina el mismo preparador que trabaja contigo en el aula, aquí en P&A. Puedes estar en contacto permanente con tu preparador o preparadora a través del ordenador, el móvil, la tableta o cualquier otro dispositivo con conexión a internet. 

Si eres opositor P&A del curso 2014-2015 recibirás una invitación para pertenecer al grupo que te corresponda. Hay un grupo para cada especialidad que preparamos y para cada día de la semana. Ejemplo: Grupo de trabajo de opositores P&A. Geografía e Historia (jueves), Grupo de trabajo de opositores P&A. Primaria (lunes), etc.

En el grupo se planificará el trabajo diario de acuerdo con las indicaciones del preparador: tareas recomendadas para su realización, tiempo asignado para las mismas, reflexión sobre los temas y sus argumentos generales, conceptos más importantes, mapas conceptuales, prácticas, etc. Todo lo que tu preparador haya trabajado en clase tendrá continuidad en tu grupo de Facebook. De este modo, podrás recibir indicaciones y propuestas de trabajo (temas, prácticas, programaciones, etc.) de forma diaria. Todo ello se realiza siguiendo un plan previamente establecido por P&A encaminado a que cada opositor obtenga el máximo rendimiento a sus horas de trabajo. Por lo tanto, al finalizar el día es conveniente que reflexiones sobre tu grado de satisfacción respecto de las tareas realizadas: calidad de las mismas, aprovechamiento del tiempo, calidad de las horas de trabajo, objetivos superados, etc.

No olvides que debes guardar las normas del grupo, que no son otras que el respeto a los demás y el reconocimiento del trabajo de tu preparador y tus compañeros. Sería recomendable que participaras asiduamente, dejando también sitio y tiempo para que así lo hicieran el resto de los integrantes del grupo. Será magnífico que compartas todos tus conocimientos con nosotros, pero sin olvidar que hay compañeros que necesitan un poco más de tiempo para poder participar en las cuestiones planteadas por el preparador. Así que, con tu ayuda, la mesura y el equilibrio estarán presentes siempre en todo lo que aquí hagamos.

Ya sabes que es lo primero que tienes que hacer: pide amistad a la página de Facebook de P&A  que nos sirve de portal de todos nuestros grupos de trabajo. No olvides que tenemos dos páginas: la web empresarial y la personal. En este caso, nos referimos a la segunda. Este es el enlace:


Seguidamente, desde P&A te reclamaremos como integrante del grupo de trabajo que te corresponda por especialidad y día de la semana en que asistes a clase en nuestras instalaciones. Hoy mismo, tu preparador planteará las primeras tareas...
 
Además, si quieres seguir nuestras publicaciones diarias públicas y abiertas a través de Facebook, deberéis hacerlo en nuestra otra dirección:

 
Si no eres aún seguidor de nuestra página Facebook, hazte ahora. Te resultará muy útil e interesante. Y recibirás de primera mano toda la información referida a las oposiciones y nuestras actividades. También encontrarás información de nuestro proyecto y nuestra forma de trabajar en nuestra web, en este blog de P&A y, por supuesto, en nuestras oficinas y aulas.

 
Confío en que todo el trabajo que se volcará en estos grupos que hoy se inauguran, así como la experiencia de estar todos juntos día tras día (aunque sea sólo virtualmente), os sirva para conseguir el objetivo que tenemos en común: que todos y cada uno de vosotros seáis funcionarios docentes.
 
Mucho ánimo y a trabajar...


Jesús Molina. Director de las Dinámicas Formativas P&A

16 septiembre 2014

150.000 visitas en el blog... ¡Gracias!

¿Y qué deciros?

Pues que muchas gracias... ¡¡¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!!!

Y seguid leyéndome, por supuesto...
 
 


Cursos P&A de preparación de oposiciones de Primaria y Pedagogía Terapéutica (Magisterio)

Como imagino ya sabéis, este curso comienza su andadura la formación que P&A ha preparado para las oposiciones de Primaria y Pedagogía Terapéutica. Aunque no soy yo quien prepara estas oposiciones, si he intervenido en el diseño de los cursos en un mano a mano interesantísimo y muy productivo con nuestra flamante preparadora, Mercedes Fernández Tarrida. 

Me siento muy afortunado por contar con Mercedes en el equipo de P&A, pues después de varias entrevistas a otros candidatos, encontré en ella el perfil que andaba buscando desde hacía meses. No sólo cuenta con un currículum académico y profesional muy destacado, sino que su trayectoria como opositora brillante y como Maestra y Directora de centros públicos de distinto tipo de la Consejería de Educación, así como participante e impulsora de distintos proyectos educativos de la Junta de Andalucía, la hacen la candidata idónea para la tarea que va a desempeñar a partir de unos días. Si a eso sumamos su calidad humana y sus cualidades pedagógicas, no puedo dudar ni por un instante de que, a lo largo de este curso y los siguientes, con su labor P&A marcará también la diferencia en estas especialidades de Magisterio que comenzamos a preparar. 

Seis meses hace ya que empezamos a preparar juntos su desembarco en P&A y tengo que decir que estoy seguro de que os va a sorprender y mucho... Gran capacidad de trabajo, ideas muy claras, visión práctica de las cosas y gran capacidad de comunicación personal. Y el puntito P&A, imprescindible para estar aquí atendiendo a nuestro opositores, futuros funcionarios.

La organización de los Cursos P&A de Primaria y Pedagogía Terapéutica siguen también los métodos P&A que os he explicado en anteriores entradas. 

  • Temas originales realizados por la preparadora (guión, introducción, contenidos estructurados, conclusión, bibliografía, mapa conceptual) y supuestos prácticos ricos y diversos ajustados a la realidad escolar andaluza.
  • Legislación actualizada. 
  • Método Bosque para la presentación de los temas, relacionando unos contenidos con otros hasta formar el entramado conceptual que os permita controlar todo el temario.
  • Método Aprender Haciendo para trabajar los supuestos prácticos en clase.
  • Repasos periódicos de bloques de temas y de supuestos prácticos.
  • Simulacros de examen repartidos a lo largo del curso.
  • Programación y unidades (Primaria) o Plan de Actuación (PT) diseñadas por el equipo P&A, explicadas paso a paso por la preparadora con el objetivo de que personalicéis vuestro proyecto de cara al examen oral. 




Además, también os planificará y hará un seguimiento de vuestro trabajo diario a través de los grupos cerrados online, siguiendo las mismas pautas que las descritas para los cursos de Geografía e Historia (ver entradas anteriores del blog para conocer el funcionamiento de este servicio P&A).
 



El Taller de Coaching estará abierto también para los opositores de Primaria y Pedagogía Terapéutica (hasta agotar las plazas limitadas). Este taller lo imparto yo, aunque ya sé que Mercedes hará alguna aparición estelar que otra. Sin duda, la motivación y el planteamiento de objetivos a superar en la preparación, la autoevaluación de los mismos y la correcta mentalización precisa para obtener plaza de funcionario son aspectos que no conviene descuidar. Esa es la razón del Taller de Coaching y de Los Diez Escalones de la Motivación que subiremos en las 10 sesiones de que consta.
 

El precio del curso (todo incluido) es de 40 euros de matrícula y 150 euros al mes (9 mensualidades y 36 sesiones + 10 sesiones del Taller de Coaching). Además, por cada alumno nuevo que nos presentes a P&A, una vez que te hayas matriculado, conseguirás una asesoría individualizada de una hora de duración con la preparadora (valorada en 30 euros).

Todo listo para empezar pues... ¡¡Vamos a ello!!
 
 





21 febrero 2014

La recta final: quedan unos 125 días para el examen...

Pues echando cálculos, y sin saber aún qué fin de semana de junio será el examen escrito, calculo que eso es lo que queda para tan señalado día: 125 días, 125 jornadas de estudio...

¿Son pocos días? ¿Son muchos? ¿Qué se puede hacer en este tiempo que tenemos por delante? Pues, como muy a menudo suelo decir, no es una cuestión de cantidad, sino de calidad... Y se puede hacer mucho, poco o nada, según cada uno se organice...

Mi propuesta es la que sigue:

Hay que seguir avanzando, obviamente, pues todavía hay temas por ver y prácticas por realizar, pero ya ha llegado el momento de empezar a repasar de un modo sistemático. Así que el método que propongo no es otro que: un paso para adelante y una mano hacia atrás... Planificad vuestro tiempo de estudio de un modo nuevo a partir del 1 de marzo. Ahora hay que imprimir un ritmo distinto al estudio, no digo que más horas (que, como siempre, cuantas más mejor), sino alternar los avances con la consolidación de lo anterior... Avanzar hay que seguir haciéndolo, pero de nada sirve sólo avanzar... hay que retomar lo de ayer para ir cerrando etapas... Aunque todavía nos quedará el último repaso definitivo que es el del mes de junio... Ese repaso se hace a todo tren...

Para llegar a ese punto en perfecto estado, lo preciso es ir organizando este primer repaso de verdad. Por ello os aconsejo que dediquéis algo de vuestro tiempo de estudio a repasar los temas que estudiasteis en septiembre, octubre, noviembre y diciembre, y los vayáis "cerrando" temporalmente... No importa si algunos temas te los sabes al 100% y otros al 50%, lo importante es ir "cerrando" temas...

Bueno, os propongo comenzar el repaso por los 5 temas de introducción (temas 1, 2, 20, 21 y 55). Dadle una vueltecita, volved a leerlos con ganas, reconoced aquello que ya os sabéis y intentad fijar en vuestra mente lo que aún os haga dudar... Ayudaos de los mapas conceptuales que se incluyen en cada tema... Ahí está todo, realmente... Si podéis recordar los mapas conceptuales no tendréis problemas para poder escribir el tema...

¿Cuánto tiempo necesita el repaso de cada uno de estos temas? Yo creo que con un par de horas de trabajo por tema debéis tener suficiente... Y, repito, no se trata de llevarlo a la perfección (ojalá!); se trata de tener conocimientos de cada tema (de unos muchos y de otros menos)... Lo importante es que, al repasarlos, refresquéis los conocimientos que sobre ellos tenéis y consolidéis un poco más el argumento de cada uno de ellos...

Decidid, definitivamente, si el tema en cuestión terminará siendo un tema "estrella" para ti o, en caso contrario, un tema más del que sabes algo pero que lo mejor será no hacerlo (o que no caiga en el sorteo...). Haced distintos montones: un montón para los temas que mejor llevéis, otro montón para aquellos que llevéis regular y otro montón para los que, en definitiva, no lleváis (aunque sepáis algo de ellos). El primer montón debe volver a ser repasado con profundidad, el segundo montón debe ser repasado más rápidamente y el tercer montón quizás no merezca la pena dedicarle más tiempo del que nos lleva volver a leer el mapa conceptual... Esto es lo que estáis decidiendo ahora de cara a junio... Ahora comenzamos a cribar los temas en función del dominio que tenéis o terminaréis teniendo de ellos... Por eso es tan importante el repaso que empieza en marzo...

De este modo, si son dos horas de trabajo concentrado y no os perdéis en vaguedades, empezaréis a ir cerrando el cerco sobre los contenidos que sin duda tendréis que resolver el día del examen... Ayer lo dije en clase y lo repito aquí: al final sólo se trata de responder bien a un tema de los cuatro sorteados... Y seguro que una de esas cuatro bolitas se corresponde con algunos de los temas que ya hemos trabajado en profundidad en las clases... Focaliza esta idea y no te despegues de ella: EL TEMA QUE HARÉ EN EL EXAMEN YA LO HE TRABAJADO EN CLASE Y ESTUDIADO... ES UNO DE LOS QUE VOY A REPASAR A PARTIR DE AHORA...  

¿Y las prácticas? Pues lo mismo... Ya hemos trabajado muchas de ellas en clase, pero es preciso que repaséis las más importantes... Todas las que hemos resuelto en clase, tema por tema, y algunas más de vuestra elección... Dedicad a esto una hora más...

Yo haría lo siguiente para cada tema que repasara:

Lectura tranquila del tema con el mapa conceptual por delante (1 hora), incidiendo en las ideas y conceptos más importantes (los que están en el mapa conceptual)... Empezad a memorizar aquellos datos que sean más relevantes... En una hora debéis de tener tiempo suficiente para hacer esto si no desaprovecháis el tiempo...

La segunda hora del repaso la dedicaría a intentar levantar el tema, diciéndomelo a mi mismo en plan coloquial, es decir, el tema se divide en estas partes, primero pondría esto y aquello, luego hablaría de esto y lo otro, no debo olvidar citar esto y lo de más allá... Y, así, haciendo un recorrido "visual" por el argumento general del tema, su organización y sus contenidos más importantes... No es preciso que lo llevéis todo atado y bien atado... Pero si es fundamental que tengáis muy claro el hilo argumental del tema y los contenidos más importantes y dónde van cada uno de ellos... Podéis repasar el tema mientras paseáis o hacéis deporte (no importa si la gente os ve hablando solos...). Bajo mi punto de vista, la hora ideal para hacer esto es al atardecer, antes o después de cenar... Si os habéis grabado leyendo el tema, también es bueno ponerse ese audio y dormirse escuchándolo, incluso si os dormís antes de que el tema termine (el cerebro sigue despierto...).

En resumen; una hora de trabajo con los papeles en la mesa de estudio y otra hora de reflexión y repaso del tema al final de la jornada... Como yo dejaría esto último para el final del día, tras la primera hora de repaso dedicaría la siguiente hora para trabajar un poco las prácticas de ese tema... Lo que os dé tiempo en una hora... Reconoced las más importantes o leeros los apuntes sobre las que hemos trabajado en clase... Lo importante es echar trabajo atrás...

Yo me propondría, para la semana que va del 1 al 9 de marzo, seguir avanzando con los temas de la semana que trabajamos en clase en esos días y repasar al menos tres temas del principio... Repito, de esos tres temas, seguro que hay algunos que llevaréis muy bien y otros regular... Pero lo importante es conseguir tener la sensación de ir avanzando y cerrando temas...

Os doy los días que quedan hasta esas fechas para que planifiquéis vuestro tiempo y organicéis vuestra mente de cara al repaso...

Seguramente os guiaré de algún modo a través del blog o del Facebook de P&A...

Ánimo y a trabajar!!! 

  

19 febrero 2014

El bajón que todo opositor tiene antes de los exámenes...

Lo hablé el otro día en clase y me llegan las primeras noticias... Se acerca el bajón.

¿Qué es eso del bajón? Bueno, se trata de un estado anímico en el que todo opositor que de verdad está estudiando entra en algún momento entre los meses de febrero-mayo...

¿Cuáles son los síntomas? Por lo general, el cansancio y el desánimo se apodera del opositor... Ve el final del camino que lo lleva hasta el examen como una cuesta hacia arriba muy, muy empinada, dificilísima de subir... El tiempo no le cunde y le cuesta la misma vida estudiar o retener algunos datos fundamentales (de lo secundario, mejor no hablamos...). No es una depresión, desde el estricto sentido médico, pero se le parece algo... El cuerpo desmadejado, los ánimos por los suelos, la inseguridad ha ganado la liga y, por si hiciera falta más, se llega al colmo de la introversión: ninguna ganas de contar nada, no sabe uno cómo explicar lo que le pasa...


¿Qué es realmente lo que os está pasando? Es más sencillo de lo que pueda parecer. Son sólo dos cosas las que aquí concurren: cansancio acumulado y gran peso de la responsabilidad que uno ha asumido voluntariamente... Es normal que sintáis el cansancio después de largos días, semanas y meses de estudio más o menos intensivo (algunos me dirán: años!!!). El cuerpo está cansado, agotado... El opositor somete a su cuerpo, a su mente, y también a su "alma" a una presión grande... Y eso se nota... Por eso mismo digo siempre que sólo tiene bajón aquel que está de verdad haciendo el esfuerzo adecuado... El que no estudia nada no tiene bajón... Y el que estudia poco tampoco, en todo caso algo de remordimiento... Por otro lado, hemos apostado fuerte por conseguir esta meta y todos, en diferente medida, habéis invertido vuestro tiempo y recursos en ir lo mejor preparados para una prueba en la que os vais a tener que medir con los demás... Tenéis pendientes de vosotros a todos los que os quieren bien y, aunque el opositor es uno, también "opositan" los novios y novias, maridos y mujeres, madres, padres, hijos, hijas y amigos en general... Y esa responsabilidad pesa... Mucho!!!!

Las dudas os asaltarán, preguntándoos si seréis capaces de hacerlo bien, si no fallaréis en el último minuto... Todo eso es muy normal... No hay opositor con plaza que no pueda contar esa historia o similar...  Así que no hay problema que no tenga una fácil solución...

Os daré la receta para superar el bajón, hecho ya el diagnóstico: PARAD POR UNOS DÍAS...

Si, parad... Dejad de estudiar y permitíos un descanso... Vais a ver que con un par de días es suficiente... Dejad los temas y sus prácticas, la programación y sus unidades... Interrumpir todo vuestra planificación y dedicaos a reflexionar mientras descansáis... Si, dormid un poco más y salid a pasear, mejor solos que acompañados... Reflexionad sobre los motivos de esta aventura... ¿Qué os llevó a tomad la decisión de presentaros a las oposiciones y a dedicar tanto tiempo a su preparación? ¿Cuál será el premio que lograréis por fin conseguir? Recordad cómo erais cuando tomasteis la decisión de convertiros en profesor... Tenéis que dar el último empujón a vuestro objetivo, y para eso es preciso hacer una pequeña parada para retomar fuerzas...

Salid también con alguien que os comprenda de verdad y dad una vuelta, id al cine, tomaos algo... Incluso una juerguecita sin consecuencias es buena... Daos un pequeño homenaje que os lo merecéis... Y que todo ello os sirva para cargar las pilas y, al cabo de dos días, tres a lo sumo, volver a la carga... 

No es fácil esto de ser opositor, no lo es... Me refiero a opositor de verdad... Nada que ver con eso de pasear los apuntes de aquí a allí, jugando a la lotería con temas y prácticas... Me refiero a opositores que se preparan de forma sistemática y planificada... Aquellos que llevan un número de temas considerable bien sabidos (sus temas estrellas), pero que tienen conocimientos de todos los demás... Opositores que han mirado, trabajado, reflexionado e indagado sobre miles de documentos (prácticas) de modo que su cabeza termina siendo un pequeño-gran ordenador que es capaz de relacionar esto con aquello y hacer ejercicios prácticos ricos y brillantes... Me refiero, también, a opositores que han trabajado una programación propia donde han puesto su propio concepto de la enseñanza y unas unidades en las que cada una de sus palabras y materiales han sido elegidos con sumo cuidado e intención...

Me refiero a mis opositores, claro está...  Y a otros que no son míos pero que podrían serlo por cómo hacen las cosas...

Bueno, pues si el bajón se anuncia, dadle la bien venida... Qué entre el bajón hasta el fondo del pasillo... Controlad vosotros el bajón, que no sea él el que os controle a vosotros... Descansad unos días (pocos) y luego apretad con fuerza... El bajón puede daros ahora o en los próximos meses, pero nunca en mayo... El que aguanta el bajón y lo evita, termina despeñándose pro el precipicio del gran bajón del mes de mayo... Y para ese no hay remedio...

Así que, si tiene que haber bajón, que lo haya ya mismo... Cuanto antes mejor... Mi momento idóneo para el bajón es el mes de marzo... Ya veis, yo creo que el buen opositor debe de programar hasta el momento justo de su bajón...

Hasta aquí... Aprovecho para decir que el motivo de que escriba poco últimamente en el blog es que estoy muy liado con las clases y los materiales y demás intendencias... No doy abasto... Pero quiero retomar esta sana costumbre... Esta entrada no me ha llevado más de media hora escribirla... Debería sacar una media hora cada dos o tres días para escribir algo aquí... Me merezco una reprimenda... Ahora mismo me la daré... 

Os prometo una entrada muy pronta hablando de cómo dar los repasos y cómo organizar los escasos 150 días que nos quedan para el examen....

Un abrazo a todos los que me leen!!! 

18 junio 2013

¿Estudiar para memorizar o estudiar para aprender?

"El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender", decía Plutarco... Y qué razón tenía. Lamentablemente, no todo el mundo lo entiende así. Y esa es la base del error más usual entre los opositores, en particular, y los estudiantes, en general.
 
 
 
 
Pues si, en el caso de la preparación de oposiciones, la labor (ingente, pesada, interminable...) de conocer datos y más datos, colocarlos en el desarrollo de los procesos, etc., es sólo la base a partir de la cual se llega al verdadero conocimiento, pero no es el conocimiento en sí.
 
Hoy mismo, hablando de esto con uno de mis opositores (futuro funcionario sin duda), he utilizado el ejemplo de la cocina de un buen restaurante... Memorizar los datos (estudiar los temas, en definitiva) es la labor que hace el pinche de cocina cuando pica ajos, cebollas y demás verduras y hortalizas... Pero eso no es cocinar... eso no es guisar... Ni siquiera eso es el plato... Una vez que está todo picadito bien fino (los datos extraidos, ordenados y definidos), es el cocinero el que mezcla los ingredientes (relaciona los datos), los somete a cambios de temperatura (los cuestiona críticamente), los cocina, en definitiva (reflexiona sobre ellos hasta comprender la realidad e implicaciones del hecho). Entonces ya está todo listo para emplatar y presentar al comensal... En nuestro caso, ya esta todo aprendido y podemos hacer uso de ello cuando nos haga falta, es decir, el día del examen.
 
Así, la labor del pinche de cocina no es otra que la labor previa del estudiante que lee, subraya, hace esquemas o mapas conceptuales... Pero eso no es el plato. ¿Os imagináis que en un restaurante os pusieran como plato principal un par de cebollas cortadas en juliana? No es el plato, no...
 
Es corriente que los nuevos opositores (y no tan nuevos) lleguen aquí con la idea erronea de "voy a poder llevar 35 temas" (o cualquier otro números de ellos)... La experiencia me ha enseñado que, al decir eso, lo que quieren decir es "me veo capaz de llevar en la cabeza unos 35 temas"... Todo ello con un apoyo grande de la memoria. Creo que eso es un error grave...
 
Llevar 35 temas no te garantiza el éxito en las oposiciones (sobre todo por la necesidad de conocimientos de cara a las prácticas), así que es insuficiente... La pregunta que sigue a todo esto es... ¿Cómo puedo hacer para meterme en la cabeza 72 temas? La respuesta es sencilla: de un modo diferente de aquel que supedita todo o casi todo a la memoria... No hay memoria que levante 72 temas, aunque si se pueden aprender, de un modo reflexivo, contenidos de 72 temas y, sobre todo, si se puede aprender las líneas maestras de los procesos históricos, artístísticos, geográficos (en mi especialidad) y ponerlos en juego para elaborar argumentos inteligentes. Eso si, es preciso saber una serie de datos (para eso está la memoria) que son los que convierten el argumento inteligente en la respuesta concreta a lo que te están preguntando en el examen. Pero os sorprendería ver que, a medida que se avanza en el estudio, los datos van teniendo cada vez menor peso en relación al peso que tienen los argumentos. Y los argumentos, cuando se mezclan, se hace con ellos "fusión"...
 
Todo esto es lo que yo pretendo hacer en mis clases de preparación de oposiciones... No llenar la cabeza de mis opositores con datos y más datos solamente, sino que unos cuantos datos bien trabajados vayan construyendo el argumentario de la Geografía, la Historia y la Historia del Arte... Optimizar el tiempo y nuestra capacidad intelectual al máximo, pues no es preciso incidir en la cantidad y sí en la calidad (calidad del tiempo, del trabajo hecho, del aprendizaje...). En eso consiste todo, que no es poco.
 
Obviamente, los datos hay que trabajarlos, pero no es el objetivo último, sino que más bien el trabajo con los datos es un medio para conseguir el fín último que es el verdadero aprendizaje. Aprendizaje que siempre es reflexivo, crítico... y yo añadiría, por mi experiencia y la de mis opositores, aprendizaje que, a medida que vamos avanzando en el camino, va progresando exponencialmente... El cerebro crece y crece, pero no en grasa (datos), sino en masa muscular y, por lo tanto, en fuerza (capacidad e inteligencia... creatividad, brillantez).
 
En este sentido, muchos de los que ya habéis asistido a mis clases de los últimos dos o tres cursos (donde más he avanzando a través de esta metodología) me decís a menudo aquello de: "ahora soy capaz de relacionar esto con aquello y elaborar argumentos mucho más ricos". Y yo añado: Y son, además, vuestros propios argumentos. Pues eso es el aprendizaje: no repetir los argumentos de otros, como un papagayo, sino ser capaz de elaborar los tuyos propios a través de la senda abierta por otros que te enseñaron a pensar (en este caso yo mismo, como preparador o profesor).
 
Esa es la labor del profesor: no el que emite una serie de datos y los hace repetir, sino aquel que, a través de los datos, enseña a pensar a sus alumnos... De este modo, el aprendizaje es único, personal... Cada uno elabora sus propios argumentarios en base a la reflexión a la que haya llegado, siempre, eso si, partiendo de la veracidad histórica, geográfica, etc. Hecho esto así, aprender es una empresa emocionante que llega a ensimismar... De ahí a la tortura de empollar e hincar los codos va un abismo... No sólo un abismo de esfuerzo agotador, sino de verdadera inteligencia, pues este es un modo mucho más inteligente de "verdaderamente" aprender y, además, mucho más rentable y motivador.
 
Bueno, Plutarco, pues gracias por la frase, y ya ves... Casi 2.000 años después, aquí estamos todavía intentando que las lámparas del conocimiento se enciendan y todo resplandezca....
 
En breve, una entrada sobre la importancia de la mentalización: sin ella no hay nada...
 
Hasta pronto.

29 mayo 2013

¿Te atreves a soñar? Entrando en la zona mágica....

Las grandes preguntas que todo opositor se debe hacer: ¿Cómo llegar a hacer realidad mis objetivos? ¿Cómo conseguir mis sueños? ¿Cómo lograr el triunfo?
 
Todo depende de lo que tú creas....
 
Debes pasar de la zona de confort a la zona de aprendizaje para llegar a la zona mágica, saltando la zona de pánico... Este es el mapa del tesoro y los enclaves de la ruta a seguir...
 
Lo que algunos llaman suerte no es otra cosa que entrar en la zona mágica y acomodarse en ella... Para ello el miedo debe ser vencido por la motivación: debes creer en ti... A medida que adquieras una autoestima creciente podrás responder correctamente a las siguientes preguntas:
 
¿Quién soy realmente?
 
¿Qué me motiva?
 
¿Por qué estoy haciendo esto?
 
¿Para qué estoy luchando?
 
¿Cómo hacerlo realidad?
 
En el proceso, debes tener presente esto: ten paciencia con tu aprendizaje y confianza en tu objetivo, prepara bien tu estrategia, se perseverante y positivo, y antes de lo que te imaginas...
 
El objetivo será una realidad
  
 
 


15 mayo 2013

La vuelta del hijo pródigo... Sigo vivo y coleando

Ufffff, qué de tiempo sin escribir nada en el blog... Algunos os preguntaréis qué me ha pasado... Pues nada, yo os lo cuento...

He pasado un par de meses muy volcado en asuntos personales que reclamaban mi atención desde hacía ya demasiado tiempo. No es que haya dejado de trabajar, ni mucho menos... He estado al pie del cañón, pero he podido organizarme para "vivir" un poco... A veces "vivir" es prioritario...

Desde hace ya muchos años he dedicado gran parte de mi tiempo al trabajo, pues mucho de lo que soy hoy y tengo se lo debo a él, realmente... Y, tras un par de meses de reflexión profunda, incluso dolorosa, tengo que decir que me encuentro muy satisfecho con lo conseguido hasta ahora... Dar clases, en el instituto a los adolescentes y a los futuros profesores en la preparación, es lo más gratificante que he hecho en toda mi vida...  De hecho es lo que ha ido forjando mi carácter... Un porcentaje de él ya iba incluido en mis genes, claro está... Pero otra parte importante de él está muy relacionado con mi desempeño profesional...
 
Muchas, muchísimas horas dedicadas al estudio de las oposiciones, a la preparación de éstas como opositor... Otras muchas horas dedicadas al trabajo en el aula... Y no son pocas las que he dedicado a ayudar a otros a preparar los exámenes para ser profesor... Y ahora, con la estabilidad profesional conseguida, ya iba siendo hora de dedicar algo de tiempo a otros menesteres... Y en eso estoy... En eso he ocupado muchas de las horas del último mes, incluso de los dos últimos meses desde la última entrada del 19 de marzo...
 
Ahora que ya está entrando en la recta final si puedo decir que el curso 2012-2013 ha sido duro e interesante, menos complicado que el anterior 2011-2012, con todas sus trampas políticas disfrazadas de convocatorias, recursos y noticias falsas o casi...  Y digo interesante porque he empezado una andadura nueva muy ilusionante y que me da más libertad... La libertad es un valor en alza en mi vida... He seguido trabajando con opositores de otros cursos, ya como de la familia, y he conocido a nuevos opositores que han formado un grupo unido y muy genuino... El buen rollo del grupo de los nuevos opositores está resultando proverbial...
 
Ando ahora preparando el curso que viene, el 2013-2014, que se avecina duro y esforzado... Como sabéis no hay nada oficial aún, pero la Junta pretende seguir con la política de convocatorias de oposiciones para el curso que viene, igual que ha hecho éste contra muchos de los pronósticos...
 
El curso que viene, que comenzará en septiembre (en pocos días se inaugurará la web de Propósito & Acción y podréis leer toda la información sobre inscripciones, matrículas y demás...), lo estoy planteando como "la madre de todas las batallas". Estoy programando el curso para un único perfil de opositores: aquellos que estén dispuestos a dejarse al piel en el asunto... Hay que darlo todo por el todo... Las cosas no están bien y, como todos sabemos, no hay otras muchas oportunidades laborales que merezcan la pena, así que me parece que lo único inteligente es, si se está seguro del objetivo a conseguir, apostarlo todo por el sueño de ser funcionario. Para ello es preciso un compromiso serio con el trabajo a realizar y la conciencia clara respecto a qué tipo de "monstruo" se está uno enfrentando...
 
Un curso en el que se debe estar preparado para los posibles cambios a mitad de camino y para los obstáculos que se presenten... Así que nada de medias tintas... Planteo un curso completo con muchos contenidos prácticos, los mejores materiales posibles y los mejores planteamientos y reflexiones sobre los contenidos (los antiguos alumnos ya sabéis a lo que me refiero). Ya se hará pública la información, como os digo, en la próxima semana...  
 
Mientras tanto, a terminar este curso de transición, donde tantas cosas nuevas hemos aprendido (yo nunca dejo de sorprenderme de la de cosas que me quedan por saber...). Y a mentalizarse sobre la dura escalada que habrá que realizar a partir de principios de septiembre... En la medida de mis fuerzas, estaré al 100% con todos los que se unan al grupo, antiguos y nuevos opositores... La verdad es que somos ya como una familia... Con los opositores antiguos tendré un trato especial, por su fidelidad... Y los nuevos, jejejeje... que se vayan preparando para la caña que les voy a dar... En fin... a ver qué os parece...
 
Hay gente que ha reservado ya plaza (de un modo informal, pues todavía no hemos abierto el plazo...), así que iros pensando ya lo qué váis a hacer... Si estáis dispuestos a dejaros la piel, éste es el sitio...
 
Durante el verano me voy a instalar en la playa (muy tranquilo en una casa a la orillita del mar) y voy a dedicarme a dos cosas: preparar las clases del curso que viene y a escribir (una de mis aficiones, como sabéis algunos). Tengo necesidad de desconectar, de descansar, pero al mismo tiempo de seguir avanzando... He dejado ya demasiado tiempo aparcado el último de los objetivos que me marqué conseguir cuando era un jovencito utópico e inexperto... Escribir algo bonito es lo que me queda y ya no lo voy a dejar para más adelante... Quién sabe lo que me espera en esta nueva faceta de mi vida!!!!
 
Recuerdo hace muchos años, una noche de verano (quizás agosto, no lo sé), paseando por el entorno de la Catedral y el barrio de Santa Cruz (vivía yo entonces en la calle Argote de Molina) y, en mi habitual tono peliculero, decirme a mi mismo: "Tengo que aprobar las oposiciones, ser funcionario y profesor de secundaria... También ser preparador de oposiciones y montar mi propio despacho de preparación, tener independencia profesional y económica... Y escribir algo bien bonito que guste mucho a la gente...". Bueno, pues lo que me falta es lo último y ya se me está pasando el arroz... Así que a ello voy... A ver cómo lo hago... Tengo varias cosas enjaretadas que me gustan mucho (alguna de ellas terminaré este verano en mi retiro playero) y un proyecto en la web rememorando las entregas literarias de Dickens (esto me emociona, la verdad...). Proyectos que se van dibujando en el aire, haciéndose realidad... Ya llega esto, por fin... Demasiados años esperándolo...
 
Bueno, amigos que me leéis, pues eso es todo... Bueno, todo no... En los dos últimos meses he tenido experiencias vitales de primer orden, alguna no muy agradable, aunque ya superada, y otras muy, pero que muy agradables que han hecho que todo lo menos mono desaparezca como por arte de magia... Y, quizás, de ahí he sacado la fuerza para dar este último salto que le faltaba a aquel sueño de joven inexperto con nada en los bolsillos y muchos pajaritos en la cabeza...
 
Cuando veo la situación por la que atravesáis muchos de mis opositores no puedo dejar de acordarme de mi mismo en los años 90... Esa década fue muy mala, malísima, desde el punto de vista laboral... No había el paro que hay ahora pero la cosa no estaba mucho mejor, la verdad... Recuerdo cómo nos sentíamos la gente de mi generación, con nuestros títulos bajo el brazo y nuestras ilusiones deshaciendose a pedazos... Pero, poco a poco, todos hemos ido saliendo a flote... Unos mejor y otros no tanto, es verdad... Pero hemos vivido, que no es poco...
 
Me gustaría daros un mensaje de optimismo... Se puede salir... Se puede avanzar... Se pueden conseguir las metas... Todos los días hay gente en el mundo que las consigue... Pero hay que intentarlo, pues de otro modo es uno mismo el que se cierra las puertas... Os animo a que luchéis por lo vuestro aunque sea por mero instinto de supervivencia... Más de una vez, el hombre saca lo bueno de lo malo, consigue el logro máximo a partir de la extrema dificultad... Al fin y al cabo, sólo somos unos bichos malos que hemos aprendido a sobrevivir por encima de nuestras pocas capacidades defensivas y gracias a nuestra inteligencia...
 
Hay que poner la inteligencia a trabajar, hay que sobrevivir como sea...
 
De nuevo mi escena favorita relacionada con las oposiciones y con la vida en general: el Titánic en pie, roto y empezando a hundirse... Leonardo Di Caprio conserva la calma y, ante la desesperación de la gran mayoría de los pasajeros, él utiliza su inteligencia para planear una estrategia que les permita salvarse a él mismo y a su amada Kate... Luego el sacrifica su vida por ella, pero esa es otra historia... El amor tiene estas cosas...
 
Y eso es en lo que he estado ocupado este tiempo: en el amor...
 
Bueno, os dejo... prometo no despistarme tanto y escribir más...
 

17 diciembre 2012

Hacer una lista para ir tachando de ella...

Pienso en la cantidad de cosas por hacer, pendientes aún... Todas esas cosas que son importantes para mí y que me haría feliz realizarlas. Algunas ya están hechas, conseguidas y vividas... Incluso pasadas. Otras siguen pendientes, quizás por demasiado tiempo ya... Demasiadas excusas me impiden llevarlas a cabo. Las excusas siempre son mías: las obligaciones del día a día.
 
Hoy he visto un video que me ha hecho pensar en todo esto...
 
 
 
La abuela con más vidas que un gato representa las excusas que a menudo nos buscamos para no tomar las decisiones que SABEMOS que nos conducirán a nuestros objetivos. Enredados demasiado a menudo en lo cotidiano, nos vamos alejando de lo realmente importante, postergando nuestros objetivos, los auténticos...
 
Claro que no podemos dejar de golpe todas nuestras "obligaciones", pues nos debemos a los demás y a lo que un día empezamos... No se trata de romper de golpe con todo, sino de ir TRANSFORMANDO nuestro día a día para construir un mejor futuro para nosotros.
 
Se trata de PREGUNTARNOS, con seriedad y sinceramente, QUÉ QUEREMOS CONSEGUIR... E ir dando pasos todos los días que nos acerquen a esa meta.
 
No hablo sólo de objetivos grandes, sino también de otros más pequeños o personales (posiblemente tan importantes para nosotros como esos otros que compartimos abiértamente con todo el mundo). Yo prefiero empezar por ahí, por esos objetivos personales, casi íntimos. De ahí saco fuerza para objetivos más grandes... A menudo encontramos la fuerza y energía necesaria para causas más pesadas o complicadas en la consecución de pequeños objetivos de esos que yo llamo "íntimos"...
 
A veces es bueno hacer una lista de objetivos íntimos, muy al alcance de nuestra mano, y proponernos cumplirlos en un plazo razonable: ¿Una semana? ¿Un par de días? Por ejemplo, sacar un hora al día para leerme un libro que me gusta en medio de una época de mucho ajetreo y trabajo... U organizar el planning de la semana para que sea posible tener una tarde libre, dedicada a mi mismo, a no hacer nada, a pensar, a pasear... De ahí se sacan fuerzas y voluntades para objetivos más contundentes (estudiar las oposiciones, por ejemplo, jejeje...).
 
También ayuda hacer un "croquis de posibilidades", es decir, poner por escrito, mejor dibujarlo, tu punto de partida actual y los posibles caminos que existen ante ti y a dónde te llevarían cada uno de ellos... En plan colllage queda mejor, combinando dibujos, frases y fotografías pegadas, incluso pequeños objetos... Tu cerebro y tu corazón (eso creo yo) te van diciendo cuál es, de los caminos posibles, el que realmente te satisface y te llena, el que más posibilidades ofrece, el auténtico. En definitiva, cuál es la senda a seguir...
 
El momento actual parece que ofrece pocas posibilidades. Y eso puede ser cierto en el presente más inmediato, pero no lo es en el futuro próximo. Ciertamente, siempre ha sido así. Por eso hay que decidir cuál es tu camino y planificar los pasos que vas a ir dando. Y darlos...
 
A todos nos gustaría que las cosas ocurrieran a voz de ¡YA!, pero la vida no es así... Las cosas ocurren tras un período de esfuerzo, trabajo, consecución... Hay que tener claro el objetivo y los pasos a dar. Hay que entrenarse en el acto de recorrer el camino entre tu deseo y la realización de éste. Hay que domarse a uno mismo, pues muy a menudo somos nosotros mismos los que más excusas y obstáculos nos ponemos ante nuestros pies.
 
Por eso es importante que, además de los objetivos grandes e importantes (esos no deben ser más de 4 ó 5 en toda la vida), tengamos objetivos intimos y los consigamos. La consecución de estos últimos van abriendo el camino de los otros más grandes. Y, además, dan mucha satisfacción y con carácter de inmediatez...  Pero no deben distraernos de los grandes objetivos, tan determinantes en nuestras vidas.
 
Entrenarse en conseguir objetivos semanales que vayan forjando la maquinaria de la voluntad. El cumplimiento de los pasos que nos conducen a estos objetivos íntimos debe ser plenamente satisfactorio. El ejemplo del libro es muy válido: organizo mi agenda diaria para tener una hora libre para la lectura del libro. Si soy capaz de hacerlo, no sólo estaré mejorando mi capacidad de organización y haciendo más rentable mi tiempo de trabajo y ocupaciones, sino que conseguiré el objetivo diario de tener una hora de lectura placentera. Cuando termine de leer la última página del libro y cierre sus tapas, la satisfacción será múltiple y, seguramente, habré conseguido más de una mejora en mi quehacer diario: optimizar mi tiempo, no tener lagunas de actividad, premiarme con lo que quiero y, por supuesto, la lectura del libro. Además, me estaré entrenando para la consecución de un próximo objetivo... ¿Dedicar una hora a la semana a pasear en soledad reflexionando sobre mis cosas? ¿Dedicar un par de horas a la semana a visitar a algunos amigos olvidados o a contribuir con alguna causa que me merezca la pena?
 
Para todo esto, lo primero, es hacer la lista e ir tachando lo que no vale (esas cosas que hacemos y no sabemos por qué, y que, realmente, no nos satisfacen ni necesitamos hacer) y dejar lo que vale, es decir, discernir lo que es imprescindible para mi y lo que no lo es... Elegir un objetivo para la semana que viene, por ejemplo, y cumplirlo. Esa puede ser una buena primera piedra de una serie de ellas que construirán mi proyecto futuro...
 
No es raro que reciba correos de personas que no conozco y que me contactan a través del blog. A menudo me preguntan sobre esto mismo: cómo organizarme para conseguir esto o aquello (habitualmente estudiar las opos). No es fácil, pero nada que merezca realmente la pena conseguir es fácil conseguirlo. Esto es una labor inmensa que parece no tener fin (cuanto más estudias y sabes, más eres consciente de lo que no sabes), pero hay dos cosas que considero definitivas en todo esto:
 
La primera, disfrutar estudiando. Que aprender cosas nuevas, investigar por aquí y por allí, leer sobre los contenidos y ejercitarse en las prácticas, etc., no sea algo pesado, sino todo lo contrario... Que el tiempo dedicado a ello sea plenamente satisfactorio. Es nuestra responsabilidad que el modo de encarar el estudio sea o no una cuesta arriba llena de piedras y socavones o, muy al contrario, un bonito paseo por la sala de un museo interesantísimo o por la naturaleza o por una ciudad extranjera y desconocida hasta este preciso momento. Somos cada uno de nosotros los que elegimos como enfocar el estudio. Y el enfoque tiene mucho que ver con la rentabilidad y productividad del tiempo y, por supuesto, con los resultados obtenidos.
 
La segunda, la mentalización. Lo que haces lo haces no para conseguir algo sino para ser alguien que desarrolla una actividad determinada. No estudia uno las oposiciones para aprobar los exámenes y sacar la plaza (eso es una consecuencia, no el objetivo), lo hace para ser profesor, para poder enseñar a los alumnos, porque YA SE VE ENTRE ALUMNOS DANDO CLASES... ¡Es tan importante quitarle el estrés y la ansiedad del examen al proceso de la preparación de las oposiciones! (algo inevitable, por otro lado, pero cuanto más lo atrasemos, mejor...).
 
Cuando nos mentalizamos y disfrutamos, el proceso en sí mismo se convierte en otra cosa. En algo placentero, incluso. Y cuando uno disfruta con lo que está haciendo, lo hace mejor y de forma más auténtica. Esa vivencia disfrutada termina dando frutos.
 
Yo le digo a muchos de mis opositores: "no estudies oposiciones, comienza a prepararte las clases que les darás a tus alumnos..." Por supuesto que hay que tener en cuenta el examen que finalmente tendrás que superar, pero yo hablo de la experiencia anterior al examen, la preparación en si misma...
 
¡Lástima que estemos viviendo estos momentos de incertidumbre sobre la preparación! A menudo esto nos impide concretar más el qué y el cómo de esto que os hablo... Pero, bajo mi punto de vista, se trata en realidad de un sentimiento íntimo que cada uno tiene en su mesa de trabajo, ante sus folios de apuntes, libros, pantalla del ordenador... Enfocar el asunto de este modo hace que disfrutemos de todo el proceso, convirtiendo el aprendizaje de un tema y sus prácticas, casi en un objetivo íntimo de los que hablaba antes.
 
Pues todo esto que yo aplico para la preparación de las oposiciones, procuro hacerlo también en otros aspectos: disfrutar el presente (haga lo que haga, sea esto importante o poco relevante) y mentalización, es decir, ser más y más ese alguién y concentrar mi atención cada vez menos en el aparente objetivo que precede al auténtico.
 
Es tremendo que nos hayan "echado" a este mundo sin libro de instrucciones, convirtiendo a menudo la vida en un auténtico laberinto. Pero en él estamos metidos y, de un modo u otro, todos pretendemos salir de él. Cada uno se hace miles de preguntas y va obteniendo respuestas validas para su experiencia y recorrido. Las respuestas de uno son útiles para uno mismo, pues son producto de su experiencia y realidad. No tienen por qué ser validas para todos, aunque, eso creo yo, la experiencia de otro siempre me termina ayudando si soy capaz de reflexionar sobre ello sin prejuicios.
 
 
 Imagen de una persona rodeada de signos de interrogación
 
 
Respondedme desde el anonimato... ¿Quién de vosotros se siente así, como el del dibujo? ¿Qué respuestas buscas? ¿Qué pretendes conseguir? ¿Dónde crees que está la respuesta a tus preguntas: fuera de ti o en tu interior?
 
Dicen que la vida es un aprendizaje... Al final, todos nos estamos preparando las oposiciones de la vida, todos queremos sacar la plaza de nuestra meta, de nuesto objetivo, de lo que de verdad queremos ser... Hay gente que no lo pretenden, pues han tenido la suerte de nacer simples. Debe ser como lo de la predestinación de los calvinistas: unos hombres están predestinados a ir al otro mundo y otros son sólo relleno, actores de reparto que contribuyen al aprendizaje de los verdaderos protagonistas de la representación. Buena pregunta para hacérsela uno mismo mirándose a los ojos en el espejo:
 
¿Soy protagonista o sólo actor de reparto en esta representación?
 
En el momento de responder a esta cuestión, conviene tener en cuenta algunas ideas básicas:
  • Sólo lograremos estar bien si conseguimos que nuestros deseos se cumplan: nuestros deseos son lo realmente auténtico de cada uno de nosotros y no vagas esparanzas o utopias. Son señales que hay que escuchar y atender. Son llamadas de S.O.S que cada uno se hace a si mismo desde lo más auténtico e imperecedero de su ser.
  •  
  • Los sueños no se consiguen sin esfuerzo. Hay que insistir en ellos hasta lograrlos, pues lo habitual es que estemos muy atrapados ya en la rueda de la cotidianeidad que no es vida, sino sólo supervivencia. Al final de ella no hay más, sólo muerte. Ese es el papel desempeñado por los actores de reparto, que no son otra cosa que supervivientes. El grado de nuestra insistencia determinará la importancia real de cada sueño u objetivo. Por esa misma razón hay objetivos que uno no tiene más remedio que conseguir (ahí está nuestro auténtico yo).
  •  
  • Siempre aparece la ayuda que nos conduce a la meta, pero a menudo ésta entra en escena después de que todo parezca perdido... Así se escribió el guión de este melodrama...
  •  
  • Hay que estar atento a las pistas que siempre van indicando la ruta correcta. No son estas señales letreros luminosos ni gradielocuentes llamamientos, sino, por el contrario, pequeñas pistas que sólo tiene significado para uno mismo. Demasiadas indicaciones seguidas por las multitudes que nadie llega a cuestionar y no llevan a ningún sitio, sino sólo nos hacen dar vueltas y más vueltas como un ratón doméstico en una jaula llena de columpios y túneles. Hay que huir de esas señales no cuestionadas y poner encima de la mesa lo que el ser humano es de verdad: un ser pensante. Y pensar sobre qué es uno y qué quiere llegar a ser...
  •  
  • No son muchos los que, obstinados, van en busca de su sueño. A menudo parecemos bichos raros frente a la multitud gris que nos mira como si fueramos locos mientras se cruzan en sentido opuesto en nuestra vida pensando que son ellos los cuerdos, los que hacen lo correcto. Eso no es malo, sino todo lo contrario, si eres capaz de entenderlo de este modo. En realidad, cuando te cuestionen, sólo tienes que preguntarte: ¿Qué logros avalan a esta persona? ¿Qué consiguió? ¿Qué vida lleva? ¿Cuál es su grado de consecución?
Cuando las preguntas van obteniendo respuesta y nuestros objetivos se van cumpliendo, es habitual que los resultados obtenidos, además de la satisfacción por el logro, incluyan nuevas enseñanzas y próximos retos. Lo conseguido no suele ser tal y cómo lo imaginabámos... La verdad es que suele ser mucho mejor, aunque también implique una mayor responsabilidad y una necesidad de superación cada vez mayor.
 
Este cortometraje, titulado La cosa perdida (2011), nos habla, como en una especie de cuento, de todo esto que os digo. Ahí están los sueños u objetivos de cada uno, la perseverancia de quien llega a cumplirlos sin desánimo, la ayuda desinteresada que nos levanta en el momento de la caída, las pistas verdaderas y las que nos convierten en multitud sin capacidad de reflexión, el momento de la realización o consecución en el que nuestra idea extraña, nuestro sueño loco, nuestra cosa perdida, termina haciendose realidad...
 
 
 
 
¡Hay tantos ejemplos de este argumento a nuestro alrededor! El mismo de El Señor de los Anillos de Tolkien sin ir más lejos... 
 
¿Qué es el anillo sino la negación de lo que el hombre es de verdad y lo aprisiona en una vida inferior ajena a su auténtica realidad? ¿Qué es la aventura de Frodo sino la perseverancia en hacer lo que el corazón te dicta? ¿Qué supone su triunfo sobre el anillo sino el soltarse de la cadena que aprisiona al común de los mortales? Quizás por ello dejó la Tierra Media y se fue con los elfos a Valinor... Ya aprendió todo lo que tenía que aprender, ya se domó a si mismo... Había sacado su plaza...
 
 
 
 
Y ahora yo voy a repasar mi lista...


06 noviembre 2012

¿Por qué yo no y aquel sí?

Me comenta un opositor que a veces siente que no está preparado para ser profesor y que, por esa razón, quizás sea mejor que no apruebe de momento las oposiciones. Eso sólo es una cosa: miedo a un vacio que sólo tú puedes y debes llenar con tus experiencias...
 
Nunca se está preparado para ser profesor, pues los alumnos cambian curso tras curso y las situaciones que se te presentan siempre son nuevas. Trabajamos con personas y éstas nunca son iguales... Yo mismo me he sentido un curso dueño del aula y al curso siguiente esclavo de las circunstancias. Incluso en un mismo año, seguro en 1º A e inseguro en 4º B... No somos máquinas, somos algo más complejo que ellas, por mucho que nos quieran hacer creer. No podemos aspirar a comportarnos de forma mecánica, sin fallos, sin altibajos, sin sentimientos en definitiva, pues eso sería la pérdidad de nuestra humanidad. Y por ahí no...
 
La preparación (no me refiero a la preparación de oposiciones, es decir, estudiar) es personal... Me refiero a la preparación para la vida... Nadie nos enseña a vivir y, con suerte, habremos aprendido todo el mismo instante en que nos muramos (tiene guasa la vida...).
 
Cuando deseamos conseguir algo con fuerza, y nos empeñamos en ello, no se trata entonces de objetivos cotidianos o usuales, sino de algo realmente nuevo que supone para nosotros un cambio vital importante. Lo sentimos con fuerza dentro de nuestro corazón. Por eso mismo sabemos que nos va a costar tiempo y trabajo y nos ponemos a ello con esfuerzo y ilusión... Es, casi, como si no tuviéramos más remedio que hacerlo...
 
En definitiva, supone cerrar una puerta y abrir otra nueva. Y eso no es algo automático, como todos sabemos... Es como en los asuntos amorosos. ¿Es que nadie ha tenido que guardar un tiempo de "luto" tras una historia de amor auténtica para poder volver a enamorarse? No se puede ir saltando de flor en flor si hay sentimientos sinceros... O experiencias sinceras... O deseos sinceros... Pues en el resto de las experiencias importantes de la vida pasa lo mismo: hay que "consolidar" ese nuevo proyecto que deseamos, no es algo automático que viene a nuestra vida...
 
Hay mucho de inmadurez en la actitud de "lo quiero ya", "lo merezco". Si lo quieres ya y lo mereces, ¿por qué no lo consigues? ¿La vida es injusta? ¿Para todos o sólo para unos cuantos entre los que te incluyes? ¿Cuál es la razón de este boicot particular que te afecta tan sangrantemente? Todos conocemos personas a las que las cosas les salen bien de forma habitual y sin demasiado "esfuerzo" aparente... Yo a eso lo llamo tener una gran capacidad de cerrar puertas y abrir otras sin pérdida de tiempo...
 
Bajo mi punto de vista, y así me lo hace saber mi propia experiencia, sólo se trata de saber quién es uno "de verdad" (lo más importante), qué quiere y por qué, qué está dispuesto a dar y cuánta carne pone en el asador...
 
La razón de que unos consigan sus objetivos y otros no está muy dentro de nosotros y no fuera, como a veces queremos creer... En el fondo, cuando uno se queda solo en el baño, con la puerta cerrada y el pestillo echado, se mira al espejo y sabe la verdad de todo lo que está pasando. Y lo que está pasando no está fuera de uno, sino dentro, muy dentro... No todo el mundo comprende esto en su totalidad, pero cuando se llega a comprender ya nada es igual. Esta certeza te llega cuando estás preparado para ello y no en un sólo día, a veces todo ocurre muy poco a poco, como las finas gotas de lluvia tardan en empapar el suelo. Otras veces se hace la luz y empiezas a verlo todo más claro... Cada uno tiene su ritmo, pero lo más importante es que también cada uno imprime a su vida un determinado ritmo...
 
Los años van sucediéndose y a algunos la vida se les pasa sin pasar de la adolescencia (aunque peinen canas).
 
Y esto lo podemos aplicar a las sociedades, pues éstas no son sino el conjunto de individuos que conviven en "comunión". La razón de que unas sociedades se comporten de un modo y otras de otro es similar a la razón de los distintos comportamientos humanos.
 
España, sin ir más lejos... O los españoles, para no entrar en jaleos (bueno, quizás debiera decir los que vivimos aquí...). Nuestra historia nos retrata como un pueblo bastante resignado a las imposiciones de los demás, un pueblo que se conforma con poco, un pueblo con poca conciencia de comunidad ("comunión")... Será por las continuas "visitas" de pueblos con las que nos hemos ido mezclando hasta no saber bien quién somos o de dónde venimos... Resignados en gran medida ante los romanos, visigodos, árabes, cristianos, franceses, americanos... En realidad, de permeables que somos, hemos asumido como nuestras todas esas realidades, foráneas el día de la invasión o conquista, nuestras como de todo la vida a partir del día siguiente, de modo que han formado parte de nosotros, convirtiéndonos a lo largo de la historia en una moneda con una cara conquistada y otra cara conquistadora... Somos un pueblo conquistado y conquistador, una mezcla de realidades y sentimientos que nos han terminado por dejar en "modo pausa" permanente. ¿Y qué es sino la aceptación de 40 años de dictadura sin apenas rechistar? "Franco se murió en la cama" oía decir en mi casa... Y eso a pesar de los cientos y cientos de personajes públicos que día y noche se arrogan la tarea de haber hecho oposición al Franquismo... En España, pronto se aceptó el Franquismo con naturalidad por la inmensa mayoría de los españoles... Es nuestro sino resignado...
 
Ahora veo que lo mismo se repite con todo lo que estamos viviendo... Aceptamos todo lo que nos ocurre... Pero no todas las "comunidades" son así... Islandia, sin ir más lejos... ¿Qué nos diferencia a los españoles de los islandeses? ¿Por qué no hemos sido capaces de decir NO a tantas situaciones injustas como ellos si lo han hecho? Por la misma razón que me servía de argumento al principio de la entrada: no estamos preparados. Como pueblo somos inmaduro y poco capaz... Vamos, que no somos vikingos como ellos... Nosotros dejamos nuestra fuerza y nuestra determinación para el fútbol, por ejemplo... Pero que sean otros los que ganen el partido, nosotros nos conformamos con celebrar la victoria tomando las calles... Así nos vamos conformando. Por eso nos pasa lo que nos pasa.
 
Falta reflexión y saber quién es uno de verdad. O quiénes somos todos, quién es nuestra "comunidad"...
 
Os dejo un video-audio sobre Islandia y el concepto de si mismos que tienen los islandeses. Es un trocito del programa de radio La rosa de los vientos...
 
 
 
 
"Conócete a ti mismo" decía el sabio... Y por ahí debemos empezar. Todo lo demás es ir a "retortero" de las circunstancias. Y no se hace Historia viviendo a "retortero". Ni las personas ni las comunidades. Está mucho más al alcance de nuestras manos de lo que podemos llegar a pensar. El problema es ese, que no pensamos...
 
"Niña, ¿a qué hora empieza el partido?" 

17 septiembre 2012

Reflexiones para mejorar. El primer paso en el camino...

Inicio ahora una serie de entradas que tiene por objeto reflexionar sobre los motivos por los cuales a veces resulta tan difícil conseguir las metas propuestas. Esto es algo que nos ha pasado a todos y que sigue pasándonos... El reflexionar sobre ello forma parte del aprendizaje que nos convierte en seres humanos plenos, pues sin reflexión sobre los errores cometidos no hay posibilidad de avance.
 
El primer paso en el camino debe ser siempre la claridad del objetivo. Tener clara la meta  a conseguir. Y entender que no hay objetivo alguno que merezca la pena conseguir que se alcance sin la inversión pertinente: se precisa tiempo, esfuerzo y una cierta labor de reflexión o meditación. Esa es la inversión.
 
Tiempo para andar los pasos, para adecuar el pasado que marca nuestro presente al futuro que queremos hacer realidad. Sin ese tiempo no hay consecución. Algunos necesitan más y otros menos, dependerá del entrenamiento acumulado, pero éste es un parámetro que no podemos dejar de contemplar. Cuando nos marcamos un objetivo, no queremos conseguir algo, sino que, en realidad, lo que queremos es ser algo diferente a lo que ahora somos. Y no podemos cambiar de la noche a la mañana. Se necesita tiempo. Por todo ello, cuando hablamos de tiempo, debemos referirnos al que necesitamos para hacer las cosas que nos llevarán a nuestra meta (adquirir la capacitación, aprender a utilizar las herramientas, etc.), pero también al que precisamos para transformarnos mentalmente en esa persona que queremos ser. En el caso que nos ocupa, no basta con aprender una serie de contenidos que, previsiblemente, nos serán necesarios para poder realizar con éxito unos exámenes. Bajo mi punto de vista, es mucho más decisorio adquirir la mentalización que permite investirnos del nuevo rol que aspiramos a interpretar en nuestro proyecto de futuro. Si se logra lo segundo, lo primero deja de ser un obstáculo.
 
Esfuerzo porque nada se consigue sin él. Esfuerzo y tiempo para estudiar y prepararse. Esfuerzo y tiempo para adquirir la mentalización que nos termina diciendo, en voz baja y sólo a nosotros: "Sí, lo voy a conseguir, ahora si...". Hasta que esa voz no nos da el permiso, no es posible alcanzar la meta. Esa voz es nuestra creencia en nosotros mismos y nuestras posibilidades. Para lograr creer en uno mismo a veces hay que entablar una guerra contra el miedo y las inseguridades que nos rodean. Pensamientos tóxicos que nos minan la confianza, que nos ponen obstáculos en el camino. La gran toxicidad emana de nosotros... Esa es la que mata nuestros sueños. A menudo alguien de alrededor, o la sociedad en su conjunto, los medios de comunicación, etc., nos dicen: "No, lo que pretendes es imposible o muy difícil... Eso no es para ti". Pero, mientras esa visión del asunto no nos cale mentalmente (¿sentimentalmente?), no corremos peligro. Todos los días hay múltiples ejemplos de individuos que consiguen sus metas en las peores condiciones posibles. También los hay que no hacen realidad sus proyectos a pesar de sus ingentes esfuerzos, incluso en las mejores condiciones ambientales. ¿Por qué es esto así? Algunos creen en la suerte y, de este modo, se desentienden de la responsabilidad de cada uno en la construcción de nuestras vidas. Otros, en cambio, optan por asumir un papel protagonista en el rumbo de su vida. Para ello es preciso reflexionar, meditar sobre los pasos dados y los que queremos dar.
 
Reflexión sobre qué somos ahora y sobre qué queremos ser en el futuro próximo. Es necesario pensar, meditar sobre qué nos ha llevado hasta aquí, cuáles han sido nuestros aciertos y cuáles nuestros errores para, de este modo, seguir ahondando en los primeros y dejar de caer en los segundos. A menudo nos obstinamos en nuestros errores y, al mismo tiempo, nos preguntamos: ¿Por qué me ocurre esto a mi? ¿Por qué me vuelve a ocurrir de nuevo? Y recurrimos a la mala suerte... La auténtica respuesta está más cerca nuestra de lo que estamos dispuestos a admitir. El problema es que hace falta un cierto grado de valentía para encararnos con nuestra propia responsabilidad en los acontecimientos de nuestra experiencia. Pero no hay otro camino. Al menos, no lo hay que nos permita avanzar rápidamente. Podemos esperar años, gastar nuestra vida esperando que las condiciones ambientales (políticas, económicas, legales, etc.) sean otras más favorables. Pero siempre hay unas condiciones, las personales, que está en nuestra mano actuar sobre ellas. Para el que actúa sobre sus propias condiciones, moldeándolas según sus necesidades y propósitos, no hay impás de vida posible. No hay nada que esperar. Las decisiones las toma él sobre su vida y en el momento presente. A menudo son pequeñas decisiones que hacen posible actuaciones concretas de poco alcance, aunque esto ya implica movimiento y nos va acercando cada vez más a la meta.
 
Algunos necesitan que todo ocurra rápido y con garantías para sentirse seguros y lanzarse a la aventura, siendo éstos, lógicamente, los que nunca avanzan o lo hacen al calor de los acontecimientos, adaptando su vida y su experiencia al designio que marca el tiempo, a menudo desincronizado con nuestras necesidades. De un modo u otro es, en cierta medida, renunciar al libre albedrío que nos hace hombres y mujeres. Otros son conscientes del papel que pueden jugar y del tiempo que se precisa para variar el rumbo de un barco que uno mismo pilota. En este último caso, y en una especie de progresión geométrica, cuando alguien se convierte en capitán de su barco, no sólo es capaz de ponerlo en movimiento y salir a alta mar, sino que es él el que decide a dónde quiere ir, en qué puerto quiere arribar, que lejano mundo quiere conquistar.  
 
En consecuencia, tiempo, esfuerzo y reflexión son aspectos esenciales de cualquier plan de acción que se base en una idea, en un propósito. Todo ello, sólo se hará realidad con trabajo y estímulo, con paciencia y dedicación, con convencimiento y deseo...
 
Y teniendo claro que no hay mejor maestro que nuestras derrotas, pues éstas son siempre temporales para los obstinados en el propósito. ¿Qué nos aportan nuestras derrotas? Algo valiosísimo: no son más que un aviso, una señal de alarma, que nos dice: "Algo hiciste mal, hubo algún error... corrígelo y vuelve a intentarlo".
 
Así, debemos meditar sobre nuestro plan y mejorarlo con tiempo, esfuerzo y reflexión.
 
 
 
¿Qué quiero llegar a ser?

 
Confío en que esta entrada (la primera de una serie) os ayude a avanzar en el camino. Hasta pronto...