¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

25 julio 2016

Balance de los cursos P&A 2015-2016... Mi valoración de las oposiciones docentes 2016 (II)


Desde la tranquilidad y el descanso, quiero hacer ahora mi valoración del curso 2015-2016 en P&A. Ahora que ya ha pasado suficiente tiempo y ésta no está mediatizada por el cansancio ni por las expectativas. ¿Qué balance hago de todo el trabajo realizado desde el pasado mes de septiembre? Y me refiero, no al balance de los resultados, por otra parte muy buenos en plazas conseguidas y en aprobados y notas de los opositores P&A, sino a mi balance personal, a cómo he vivido yo todo el proceso y cuáles son los pros y los contras encontrados por el camino. Vamos a ello…

En este curso 2015-2016 he impartido tres tipos de cursos, diferentes pero complementarios: el Curso Intensivo (la preparación completa y habitual en año de oposiciones), el Curso de Rendimiento Máximo (centrado en la planificación de todo el trabajo que hay que realizar y en la actitud adecuada del opositor para el éxito de su preparación) y los Cursos Monográficos (cursos de una tarde para profundizar en prácticas especialmente difíciles o para trabajar contenidos de Historia y Arte que, por una cuestión de tiempo, eran imposibles de abordar en el Curso Intensivo con el detenimiento que precisaban).

En conjunto, hemos trabajado cientos y cientos de prácticas, algunas trabajadas con mayor detalle y otras de forma más superficial, pero creo que la cantidad de contenidos trabajados y la calidad del enfoque con que esto se ha hecho, está fuera de toda duda. Presentar algunas prácticas como “Práctica imprescindible”, con un bosquejo de resolución (identificación, análisis, aspectos básicos a incluir en el comentario), ha permitido avanzar más deprisa en el itinerario propuesto para conocer y ahondar en los temas a través de las prácticas… Por otro lado, trabajar otras prácticas con el Método Aprender Haciendo (MAH) ha permitido “machacar” hasta la saciedad la forma de hacer una identificación, un análisis pormenorizado del documento propuesto, un comentario a través de varias líneas argumentales, e, incluso, una bonita y breve conclusión. ¿Qué aspectos considero más positivos de una y otra forma de trabajar las prácticas? Creo que el enfoque “Práctica imprescindible” es muy acertado, pues presentar, en una sola diapositiva de power point, el documento de prácticas y el esbozo de resolución para, a partir de ella, comentar cómo trabajarla y qué relación tiene con el tema del que sale y con otras prácticas similares, hace de este trabajo algo dinámico y rentable… Sin duda, en los próximos cursos habrá muchas más “Prácticas imprescindibles” en las clases de preparación. El objetivo es, por lo tanto, seguir trabajando en esta línea hasta convertir todo el banco de prácticas (y las que todos los años se suman) en “Prácticas imprescindibles”. En cuanto a trabajar las prácticas con el MAH, creo que lo más idóneo es que, en cada sesión, se trabaje una sola práctica con este método, para hacerlo más ligero… Pero debo lograr que el método permita una mayor participación del opositor en la resolución de la práctica en el aula… ¿Cómo lo lograré? En ello estoy… El próximo curso se verá.

Pero no todo fueron prácticas, ni mucho menos… Este año me he encontrado muy cómodo en la presentación de los temas, creo que voy acercándome a lo que quiero hacer con esta parte de la preparación, aunque hay dos aspectos que voy a mejorar. Y está relacionados entre sí: por un lado, optimizar más el tiempo dedicado a esta parte de la clase y, en segundo lugar, trabajar más el argumento del tema… He insistido mucho en la utilidad de hacer los argumentos de los temas, pues creo que es la forma en que mejor se trabaja un aspecto recogido en los indicadores de evaluación del tema escrito: la profundización y el juicio crítico sobre los contenidos del tema. Enfocar el tema desde el punto de vista del argumento del mismo es lo que hace al tema competitivo, más que la mera relación de datos del mismo… Y es que he llegado a la siguiente conclusión respecto a los temas: para obtener una nota alta hace falta también que el opositor sea competitivo a la hora de plasmarlo por escrito… Este es el quid de la cuestión. Y esto es algo que hay que seguir trabajando. Por ello, estoy convencido de que, en la presentación de los temas, más que una mera exposición de los puntos fundamentales del mismo, lo que voy a hacer es dar pautas de argumentación para los temas, desarrollar en clase la técnica que permita a los opositores “profundizar” con “juicio crítico” en los contenidos fundamentales. Para todo esto, además, seguir avanzando en el Método Bosque (MB) puede resultar de gran ayuda. Pero hay que enlazar muchas más ramas… Como viene siendo evidente desde hace muchos años ya, para sacar una nota alta no basta con saberse el tema (“de la A a la Z”), el opositor debe demostrar que su acceso al conocimiento no es plano, sino rico, personalizado, reflexivo y explicativo. Todo esto será uno de los aspectos y técnicas de trabajo que van a tener protagonismo, y grande, en el próximo curso. Ya tengo esto medio enjaretado en mi cabeza (os enseñaría mi pizarra de pensar que he colgado en la playa, pero no es plan…).

Otros aspectos que considero destacables de lo hecho este año son: la portada de los temas, presentando a un personaje importante en relación con sus contenidos (a esto se le puede sacar mucha más punta y utilidad, y ya tengo la lista de los nuevos personajes para el próximo curso), las recomendaciones de estudio y bibliográficas (esto es algo obvio, y que me sirve para calentar la inmediata explicación, pero creo que se ganará más si aumenta el peso de la recomendación bibliográfica y disminuye el del resto de recomendaciones), la actividad semanal “El Arte de Hoy” (esto ha estado bien, pero no creo que lo vuelva a hacer, al menos este curso que viene, no…), etc.

La programación y las unidades… ¡Qué año más difícil y cuántos cambios hemos tenido que hacer! Este aspecto de la preparación ha pasado ya por su peculiar travesía por el desierto durante este curso 2015-2016… ¡Cuánta incertidumbre hasta el último minuto! Pero ya se ha hecho la luz y sólo tengo una cosa clara: lo de la legislación no es, ni ha sido ni será, el auténtico problema, se trata de otra cosa muy distinta… Pero ya lo sé y sé cómo trabajarlo… En esta parte de la preparación se impone una renovación total… Dejemos atrás lo antiguo y abracemos todo lo nuevo que viene hacia nosotros… Esta es la parte de la preparación que más me gusta y creo que el nuevo planteamiento puede dar resultados increíbles… ¡Con ganas de empezar a trabajar esto!

Esto es el grueso del trabajo, y ya está valorado en su justa medida y apuntadas las propuestas de mejora. Pero, ¿qué más?

El Curso Intensivo ha arrojado unos resultados, de todo tipo, excepcionales, y estoy más que satisfecho con la dinámica de clase empleada (no obstante, las mejoras propuestas en los párrafos anteriores). De lo hecho en él, creo que la parte dedicada a la programación y unidades merece otra ubicación y otro tiempo (¿Un Curso Monográfico de varias sesiones?). Es complicado trabajar tanto y tan distinto en un tiempo tan limitado… A ver cómo lo arreglamos.

El Curso de Rendimiento Máximo me ha permitido aprender mucho de cómo entienden la preparación de oposiciones el grueso de los opositores medios actuales, y cuáles son sus expectativas iniciales sobre ellos mismos, sobre sus capacidades y el trabajo que anhelan poder realizar. Detectados los aciertos del proyecto y sus límites, del mismo modo que, también, los errores más comunes que los opositores cometen en su preparación, la escuela del CRM 2015-2016 me va a permitir ofrecer el nuevo Curso de Rendimiento Máximo que mejor se adecúe a la realidad. Obviamente, hay cosas que evitar y otras que transformar para un mejor funcionamiento del proyecto. Definitivamente, la mejora ineludible es doble: ser más firme con el cumplimiento de lo programado y planificado (no un CRM a la carta: o se está o no se está -físicamente, intelectualmente, anímicamente, mentalmente, etc.- ) y optar por el Coaching individual en el despacho… Lo aprendido ha sido mucho y no dudo que la nueva edición, diferente al proyecto piloto, permitirá una experiencia más rica aún. La opción del CRM semipresencial me parece la más adecuada, de modo que se eviten así aquellos aspectos que no eran propios del proyecto original y que terminaron incorporándose a éste, desvirtuándolo… Con toda la reflexión que este proyecto piloto me ha permitido hacer, creo que los aspectos más beneficiosos del mismo podrán incrementarse con una atención individualizada desde el punto de vista de la planificación por objetivos, la resolución de los trabajos y simulacros, la motivación del opositor y otros aspectos del CRM.

Los servicios más interesantes del CRM son susceptibles de ser ofrecidos, también, a aquellos opositores del Curso Intensivo que así lo deseen, lo cual enriquecerá el servicio que P&A pretende prestar, algunos de ellos como Cursos Monográficos… De hecho, en la misma línea, la serie de Cursos Monográficos que hemos ofrecido este curso 2015-2016 será ampliada en el que viene 2016-2017 y siguientes, incluyendo algunos interesantes que contribuyan no sólo a trabajar más cantidad de contenidos, sino, también, aspectos fundamentales que el proceso precisa para el examen escrito (personalización de temas y prácticas, mejoras en la estructura y redacción de unos y otras) y el oral (auténtica personalización del proyecto, técnicas de oratoria –por fin sí-), así como para el proceso de preparación en sí mismo (seguimiento personalizado por objetivos y del trabajo realizado para su progresiva mejora, etc.).

En definitiva, qué mucho se ha trabajado y mucho se ha hecho bien, pero que hay que seguir trabajando para mejorar cada aspecto que lo permita, pues todo y todos somos susceptibles de mejora…

En estos momentos de vacaciones, entre ocio y descanso, estoy diseñando los nuevos cursos P&A 2016-2017. Como viene siendo habitual, con interesantes innovaciones… ¿Curso Introductorio para opositores recién graduados o que opositan por primera vez? ¿Curso de Mantenimiento para antiguos opositores? ¿Curso de Rendimiento Máximo semipresencial e individualizado? ¿Nuevos Cursos Monográficos? ¿Coaching individual y planificación por objetivos? Ahí estamos… En breve se sabrá.

Hoy me he alargado un poco más de lo que a mí mismo me prometí, pero es que la entrada lo merecía. El futuro siempre merece un esfuerzo extra de dedicación… La próxima entrada irá sobre las prácticas que han caído este año y mi valoración sobre ellas. Por si os interesa…

¡Hasta muy pronto!