¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

22 julio 2016

De nuevo aquí... Mi valoración de las oposiciones docentes 2016 (I)


Después de tanto tiempo, vuelvo a escribir en el blog…

Tomé la decisión de dejarlo descansar tras alcanzar 1.000.000 (¡un millón!) de visitas, y así lo hice durante demasiados meses. El curso 2015-2016 ha sido duro y precisaba de toda mi energía, de modo que todo se ha ido para las clases, la preparación de las mismas, y la atención a mis opositores. Ahora retomo esta tarea que tanto me gusta… Acabó el curso 2015-2016 y quiero contaros cómo ha ido y cómo me ha ido. Pero lo haré en varias entradas...

El balance final es más que positivo, no sólo por los resultados, sino por todo lo aprendido y por los opositores estupendos que he conocido. ¿Por dónde empezar? Lo mejor será que hablemos en primer lugar de los resultados… ¡Espectaculares!

Hemos conseguido 26 plazas, que no está nada mal. De ellas, 16 son de opositores matriculados este curso y las 10 restantes son antiguos opositores de cursos anteriores. Entre ellos hay un poco de todo: opositores nuevos sin tiempo de servicio y un baremo corto, pero compensado por notas altas, otros opositores con algo de tiempo de servicio pero ni mucho menos el tope de baremo (a veces, menos del 50% de éste), y otros opositores, interinos ya de algunos años, con un baremo considerable y que, con el empujón de la preparación de este curso, han podido, por fin, acceder a la plaza… Algo tienen todos en común: las ganas de aprender y de sacarse la plaza, el compromiso con su objetivo y, por qué no decirlo, lo que yo llamo estar en sintonía, que no es lo mismo que la visita de la suerte.
Qué decir tiene que me alegro por igual del triunfo de todos ellos, aunque sí quiero hacer un guiño a aquellos que ya les tocaba... Este año han sacado plaza gente que, en realidad, la tenían ganada por su esfuerzo y talento desde hace ya muchos años... No los nombro porque se que a algunos no les gusta y para no hacer distingos... ¡¡Mil felicidades!! También hay opositores que se han quedado, una vez más, en las puertas de la plaza... ¿Qué queréis que os diga? Qué debéis tener paciencia... Todo llegará... ¡¡Ánimo, no desfallezcáis!! Y también los hay que, siendo ésta su primera vez, han conseguido resultados más que buenos... No puedo olvidarme de aquellos que han pinchado, por diversas circunstancias, algunas difíciles de entender... No os desaniméis, esto es así... Y todos hemos pasado por la montaña rusa de alegrías y decepciones que es esto de la oposición...

Mucho se habla de lo injusto del sistema, y no seré yo quien no me sume a esto, aunque con matices… Vaya por delante que creo que las oposiciones son fundamentalmente justas o, al menos, todo lo justa que es la vida y lo somos nosotros... Pero es cierto que a veces ocurren cosas que cuesta explicarse... No dudo de la profesionalidad de los miembros del tribunal, entiendo que hacen lo que pueden con los mimbres que les da la Consejería... Más que la tarea de los tribunales, creo que es la coordinación y homogeneización del trabajo de estos las que pueden y deben mejorar para el bien de los opositores, los tribunales, el sistema educativo andaluz y la propia Junta de Andalucía... Lo verdaderamente injusto es la diferencia en la valoración y calificación de los tribunales, pues los hay que regalan los sobresalientes y las notas en general, y otros, muy al contrario, son extremadamente rácanos a la hora de puntuar… De modo que, en algunos tribunales las notas parecen estar infladas y, en otros, desinfladas… La única explicación racional de esto es que la adjudicación de opositores por tribunal atienda a su cociente intelectual, lo cual sabemos que es imposible… Esto no perjudica a la hora de adjudicar plazas, pues cada tribunal tiene las suyas y los opositores sólo compiten entre los de su mismo tribunal. Pero, a la hora de posicionarse en la bolsa de interinos, si cuenta y mucho, siendo determinante, incluso, para que te contraten o no como interino… Si te ha calificado un tribunal tacaño, te adelantan decenas de opositores que han sido valorados por tribunales más espléndidos y generosos, y trabajan antes que tú, que puedes quedarte a dos velas… Eso es algo que puede solucionarse si hubiera unos criterios de evaluación y calificación más objetivos y menos propensos al voluntarismo de quien corrige las pruebas… Bastaría con que las plantillas de corrección y calificación estuvieran más detalladas… En estos tiempos en los que la Consejería está inmersa en poner en valor la evaluación, que menos que empiece por lo que ella misma evalúa… Propuesta: si se utilizaran rúbricas detalladas para cada parte del examen, con valoraciones bien definidas y con la puntuación correspondiente a cada valoración, el proceso de calificación sería más homogéneo y objetivo, en definitiva, más justo… No digo que objetivo 100%, lo cual no es posible nunca, pero sí mucho más objetivo... Existen otras opciones, pero no entran dentro del sistema de acceso actual, y me temo que no estarían exentas de iguales o, incluso, mayores subjetividades…

Valga de ejemplo de lo que ocurre en los tribunales esto que cuento y que no es una ficción... Y no es un caso único, por desgracia... Interino de muchos años, que domina el oficio y no tiene problemas para exponer oralmente lo que sea (a eso se dedica profesionalmente, a explicarse)… En una convocatoria anterior obtiene un notable muy alto, casi sobresaliente, con su programación y unidad, y en esta convocatoria, haciendo la misma programación (incluso mejorada y más dominada) y la misma unidad (ídem) por cosas del sorteo, ahora le califican su examen oral con un suficiente raspado… ¿Qué ha cambiado entre una situación y otra? El opositor está más maduro, domina más la situación y el asunto, de hecho la Consejería le paga todos los meses por demostrar en el aula y con sus alumnos su capacidad docente, pero ahora es el tribunal el que es diferente, son otras personas… Ya sé las explicaciones que se suelen dar a esto, pero todos sabemos la verdad. Y cuando digo todos, somos todos, a un lado y a otro del burladero… La valoración y calificación de una prueba de la oposición no puede depender de si has gustado o no has gustado al tribunal, sino de si demuestras la capacidad o no la demuestras según la prueba lo exige... Y lo mismo podría decir para el examen escrito, aunque aquí ya hay más diferencias obvias en la forma de presentar y redactar tema y prácticas entre unos opositores y otros… Lo que sí ha dejado claro la Consejería con sus indicadores de evaluación es que no se trata tanto de poner todos los contenidos, como de explicarlos, relacionarlos, darles profundidad a partir del dominio de ellos y su convincente plasmación sobre el papel… Esto mismo lo he intentado explicar muchas veces a mis opositores: no se trata de vomitar los contenidos aprendidos de memoria sobre el papel, el tribunal no tiene una balanza donde va cuantificando los “gramos” de conceptos y contenidos para calificarle el examen al peso… Algunos recordarán esta frase mía, repetida mil veces: El tribunal lee la inteligencia del opositor entre las líneas que éste escribe. Pues eso... Y, además, hay que redactar bien, dándole cuerpo y ritmo a lo que, por escrito, estás explicando… No al examen telegrama, no a dar saltos de una idea a otra, como si estuviéramos cubriendo las etapas de una gymkana… No a los exámenes planos, por muy completos que estén...
Me gustaría también hacer otras valoraciones sobre cómo ha sido la selección de las prácticas y la repetición temática de algunas de ellas respecto a la oposición 2014 (algo extraño, la verdad, habiendo tanto donde elegir…), pero esto lo dejo para una próxima entrada…

Y también me gustaría valorar y reflexionar sobre los cursos que he impartido este año: el Curso Intensivo, el Curso de Rendimiento Máximo y los Cursos Monográficos… También lo dejo para otra entrada que quiero escribir en los próximos días…

Una de las propuestas de mejora que me he hecho ha sido no alargarme tanto en lo que escribo… Así, os canso menos y me canso menos yo también… No será por cosas que decir, pero gano si las reparto mejor…

Lo dicho, aquí estoy de nuevo, con ganas de escribir un par de entradas por semana, aunque estemos de vacaciones…

¡Hasta pronto!