¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

21 enero 2015

La selección de opositores P&A : influencias e items de una teoría propia


Como por todos es sabido, una de las teorías más importantes de la historia es la que desarrolló Charles Darwin y que permitió explicar el origen y la continua evolución de las especies gracias a los mecanismos de la Naturaleza.

Efectivamente, Darwin explicó su teoría evolutiva en la obra El origen de las especies por medio de la selección natural (1859). La pieza fundamental de dicha teoría fue su Ley de la Selección Natural que otorga a la Naturaleza y sus leyes la última palabra en cuanto al futuro de cada una de las especies vivientes. De este modo, según decía el naturalista británico, la Madre Naturaleza selecciona de entre los integrantes de un grupo o especie a aquellos individuos que mejor se adapten a la realidad concreta que les rodea, es decir, a su medio ambiente. Y da la casualidad que este medio ambiente no es otra cosa que el escenario, con su decorado y variadas tramoyas, en el que se representa esta tragicomedia que denominamos "vida".

La elección, o selección natural, no es caprichosa, pues según parece, si bien todos los miembros de una misma especie son iguales en lo general, cada uno de ellos tiene unas especificidades, a menudo desapercibidas, que distinguen a unos miembros de otros en lo particular. En función de esas pequeñas variaciones orgánicas (yo soy más rápido y ágil, tú eres más flexible, él tiene mejor visión, nosotros somos más comunicativos, vosotros sois más fibrosos y ligeros, ellos son más resistentes y esforzados -o creativos, prácticos, lúcidos, organizados, realistas o soñadores-), hay individuos que se adaptan mucho mejor a las condiciones del medio ambiente, por otra parte siempre cambiante, y, además, tienen por ello más posibilidades de sobrevivir y, por lo tanto, de reproducirse, perviviendo sus mínimas variaciones orgánicas que diferencian sutilmente a los individuos de una misma especie.

Tal es así, que son las condiciones coyunturales del medio las que van determinando que especificidades son útiles para la supervivencia y cuáles no. Como tienen más posibilidades de sobrevivir los "seleccionados" por la Naturaleza, son estas especificidades las que van pasando de padres a hijos, mientras que las poco útiles terminan desapareciendo. 

Esta observación de la naturaleza y su plasmación teórica han permitido explicar y comprender la evolución de las especies y, en concreto, como nosotros hemos llegado a ser lo que hoy somos, "habiendo sido tan monos" como éramos antes. La respuesta es dura y cruel, pero certera: somos descendientes de aquellos antepasados de la especie humana que mejor fueron capaces de adaptarse a los problemas que la vida les presentaba y, por tanto, de sobrevivir. El hombre (y la mujer), todos nosotros no somos otra cosa que supervivientes... Hijos y nietos de supervivientes.

Pero la tragicomedia de la que antes hablaba no ha terminado aún y sigue desarrollándose, acto tras acto, una escena después de la anterior, en busca de un desenlace que nunca llegará, salvo que se acabe el mundo o la vida sobre él.

Darwin lo fió todo al principio de la competitividad, olvidando la importancia del otro gran principio que nos acompaña siempre en este devenir nuestro tan dialéctico: se trata de la cooperación. De este modo, los hombres compiten y cooperan por sobrevivir. No hay más mecanismos de supervivencia que estos dos. Y se utilizan los dos al mismo tiempo, aunque con distinto peso según las circunstancias concretas de cada uno o del momento.

Con las oposiciones pasa lo mismo: hay que competir entre todos los presentados, pero se puede obtener mucho de la cooperación. En definitiva, lo que un opositor triunfante termina siendo es un opositor muy competitivo, capacidad adquirida en parte por la cooperación de otros (compañeros de estudio, profesores, preparadores...). Otros que son mejor que uno, pues hay que tener muy claro lo siguiente: el que no te aporta, te lastra. No hay más. Cosas de la ya citada dialéctica.

¿Cómo puede uno llegar a ser un opositor competitivo? Es fácil, desarrollando las especificidades que se precisan para la tragicomedia que debe protagonizar, en este caso el examen de oposición. No hay otra que adquirir una gran cantidad de conocimientos, pero, más importante aún, hay que saber hacer uso de ellos para obtener resultados de gran calidad.

CANTIDAD + CALIDAD = ÉXITO

¿Cómo aumentar al máximo la cantidad y la calidad de mis logros? También es fácil, rodeándote de los mejores para, huyendo de la competitividad, optar por la cooperación. Se deja la competición para el día del examen y no antes. Y se establece una táctica consistente en no coincidir ninguno de los integrantes del grupo en el mismo tribunal. De ese modo se termina compitiendo con individuos ajenos a tu grupo de cooperantes.

COMPETICIÓN + COOPERACIÓN = LOGRO

¿Cómo es el escenario donde tendrá lugar la representación? ¿Cómo es el medio en el que nos tendremos que medir con los demás opositores? No es que sea fácil, aunque si creo que obvio. Las oposiciones han vuelto a ser lo que fueron años atrás, una prueba en la que se van pasando, por el tamiz de las pruebas, la inteligencia, el trabajo, el compromiso, la brillantez y la capacidad de adaptación de los opositores presentados, aspirantes a funcionarios. No se cuela nadie que realmente no ofrezca calidad y cantidad, que resulte claramente competitivo frente a aquellos que lo sean menos. Así es y no de otro modo.

De ahí que sea fundamental tener el mejor método de estudio y la mejor planificación y organización del trabajo a realizar, además de la guía experta, que convierta en realidad eso que al principio tan sólo es un propósito.

P&A tiene ese método.  Y busca opositores para que lo usen y se conviertan en funcionarios.

CANTIDAD + CALIDAD + COMPETICIÓN + COOPERACIÓN = OBJETIVO CONSEGUIDO

Volviendo a las teorías darwinianas, no conviene olvidar que este mecanismo explicativo de la evolución de la vida fue añadiendo algunos elementos nuevos que permitieron tener una visión más completa sobre cómo ocurría el proceso. Fueron los genetistas del Neodarwinismo (Huxley, Simpson y otros) los que sacaron a escena, en 1947 -Teoría Sintética de la Evolución-, las mutaciones debidas al azar como causa primordial de la aparición de esas especificidades tan favorables para la supervivencia. En este caso, el azar ha querido que conozcas nuestro proyecto de preparación:

CURSO DE RENDIMIENTO MÁXIMO P&A

La Ley de la Selección Natural que Darwin fue capaz de desvelar, sigue estando en la base de muchas de las realidades cotidianas que nos rodean. Pero, por fortuna para el género humano, la COOPERACIÓN se termina imponiendo a la mera COMPETICIÓN  entre unos y otros.

P&A comienza las entrevistas para SELECCIONAR a aquellos opositores que, disponiendo de las especificidades necesarias para ello, estén dispuestos a COOPERAR entre sí, siguiendo el mejor y más completo MÉTODO DE PREPARACIÓN... El objetivo último no es otro que llegar a ser los OPOSITORES MÁS COMPETITIVOS y, por tanto, los que alcancen la meta fijada: SER FUNCIONARIOS.
 
 


Si crees que tú puedes ser uno de estos opositores llamados al logro, si has llegado a la conclusión de que ES POSIBLE convertirse en funcionario tras un sólo curso de preparación, si estás dispuesto a seguir el mejor y más completo PLAN DE ACTUACIÓN, entonces solicita una entrevista en P&A. Ponte en contacto con nosotros a través del mail o del teléfono.

info@propositoyaccion.com

propositoyaccion@gmail.com

954 327 074
                                                                          
699 424 310

Hablaremos tú y yo un buen rato y sacaremos conclusiones positivas de ello. SEGURO.

Jesús Molina

Director de P&A y creador de las Dinámicas Formativas P&A