¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

18 julio 2014

Valoración personal de las oposiciones 2014...

Ahora que ya todo ha terminado, quedando el camino expedito para volver a empezar de nuevo, quiero compartir con todos vosotros mi valoración personal sobre el proceso que hemos vivido. Si, vivido, yo también lo he experimentado, aunque desde el otro lado de la barrera... Pero el hecho de tener a tantos opositores que se han medido en esta dura prueba y que han contado para ello con algunas de las herramientas que les he podido proporcionar a lo largo de todos estos años de preparador, me da, permitidme decirlo así, una visión del asunto un tanto global, alejada de los particularismos de cada cual, por otra parte legítimos e, indefectiblemente, variopintos.
 
No es mi intención, honestamente lo digo, criticar nada ni a nadie, pero si de hacer públicas mis impresiones sobre el asunto con la única intención de influir en la medida de lo posible en la mejora del proceso. Si los responsables del mismo lo tienen a bien, por supuesto...
 
Me parece lógico, por un claro sentido didáctico, empezar a comentar el proceso siguiendo el hilo temporal de los hechos. Así que ahí vamos...
 
Las tasas de la convocatoria de Andalucía son excesivamente caras... Hay mucha gente que tiene en la actualidad dificultades económicas y desembolsar ese importe para poder hacer un examen al que tiene derecho supone un esfuerzo que la Administración, tan sensible para otros asuntos, debiera reconsiderar. Deberían bajar la cuantía de la tasa o, en todo caso, que los parados no tuvieran que hacer frente a ella... Esta medida sería muy bien recibida por el conjunto de los opositores y sus familias, y hablaría muy bien de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. Entiendo que todo no puede ser gratis, ni debe, pero presentarse a unas oposiciones para formar parte de la Función Pública es un derecho de los ciudadanos, y como derecho debería tener en cuenta esto.
 
El día de la presentación de los opositores es el inicio de la "carrera", el pistoletazo de salida de todo lo que viene después. Quiero decir que, de un modo bastante general, los tribunales han ganado en calidad respecto a los últimos años en organización del acto de presentación y del resto de las pruebas. Aunque ha habido algún tribunal que no tenía clara la convocatoria para responder a las dudas de los opositores (esa es la función del acto de presentación: dar instrucciones precisas y resolver dudas), en general todo funcionó bastante bien. Incluso, según me cuentan los opositores, ha sido tónica general la amabilidad y la empatía con los nervios de los aspirantes. No es obligatorio ser amable y considerado con las circunstancias de los demás, pero dice mucho de la Administración a la que en ese acto los miembros de los tribunales representan. La Consejería gana más si los tribunales son amables que si se muestran excesivamente encorsetados y distantes, pues al fin y al cabo es una muestra más del servicio que ofrece a la comunidad educativa.
 
Y, no tengo más remedio que decirlo, es inadmisible que haya tribunales que no tengan claro el día de la presentación aspectos tan importantes como "qué se puede usar o no en el examen oral de la exposición de la unidad didáctica". La convocatoria lo explica claro, aunque con cierta ambigüedad (la tan flexible ambigüedad de la legislación, por desgracia). Tampoco es admisible que en algunos tribunales se permitan unas cosas y en otros no... Eso es producto de la improvisación, pues no cuesta nada que, en la reunión previa que los tribunales tienen, se deje claro, incluso por escrito, todos los aspectos susceptibles de generar controversia. De este modo no se daría la impresión a los aspirantes, ciudadanos al fin y al cabo, de cierta arbitrariedad y falta de coherencia organizativa. Con lo exhaustiva que es la convocatoria en algunos aspectos, parece muy deseable que, en lo que de verdad es el meollo del asunto, es decir, en las pautas de los distintos exámenes, no sea posible que se confeccione un texto en el que todo quede meridianamente claro desde el mismo momento en que éste se publica en el BOJA. Volveré con esto más adelante...
 
Pero, en definitiva, los actos de presentación fueron bastante bien y la actuación de los tribunales mucho mejor que la de la última oposición de Secundaria de referencia, allá por 2010.
 
El día del examen escrito... En fin, nada que comentar sobre el sorteo de los cuatro temas del temario, obviamente. Pero del examen práctico si quiero decir lo que pienso. Y con todos mis respetos, que conste de nuevo... En primer lugar, la convocatoria planteaba que habría dos opciones para cada una de las pruebas prácticas de Geografía, Historia y Arte. Y las hubo... ¡Pero que dos opciones! Este modo de entender la opcionalidad es un tanto particular, si me lo permiten: dos bonitas postales de paisajes geográficos, dos bonitas arquitecturas andaluzas y dos sencillos mapas históricos... Yo las denominé, estupefacto por la sorpresa, como las "prácticas pan frito o rebaná". Creo que es una opcionalidad limitadísima... Para ese viaje no hacían falta alforjas.
 
Por un lado, los mapas históricos son básicos, muy sencillos, se dan en 1º de ESO (división territorial de Hispania en época de Augusto) y 2º de ESO (la Península Ibérica en el siglo XI: reinos cristianos y taifas musulmanes), y un poco más exhaustivamente en 2º de Bachillerato... Y se han puntuado con 4 puntos sobre los 10 totales (¿?). Quizás hubiera sido más conveniente alternar un mapa y un texto, y, sobre todo, aumentar un poco la complejidad de los documentos elegidos, adecuándolos al nivel que se presupone en unas oposiciones del grupo A...
 
Por otro lado, las arquitecturas andaluzas no son muy representativas de sus respectivos estilos artísticos y, por ello, se favorece a los opositores de las localidades donde éstas se ubiquen, pues o se conocen o cuesta Dios y ayuda concretarlas en un estilo (Iglesia barroca de San Luís de los Franceses en Sevilla e Iglesia de San Pablo de Úbeda; además, en el caso de la de Úbeda, ni siquiera se corresponde con un único estilo artístico, pues es románica con añadidos góticos y renacentistas). Todo esto convierte esta prueba no en difícil sino en poco apropiada para examinar el nivel de conocimientos de los aspirantes. En todo caso, si me parece interesante como ejercicio para comprobar el conocimiento de los elementos arquitectónicos que aparecían en las fotografías y, a partir de ahí, la capacidad de deducción sobre el estilo al que cada una podría pertenecer. Quizás hubiera sido también más apropiado alternar una arquitectura con una escultura o pintura, e, incluso, elegir al menos una obra de los estilos del arte contemporáneo, cuyo conocimiento y dominio es esencial para la especialidad.  
 
Y, finalmente, los paisajes geográficos (lago glaciar en los Picos de Europa -los Lagos de Covadonga- y paisaje de badlands en las cárcavas del Desierto almeriense de Tabernas), más que prácticas son ilustraciones, sencillísimas... Quizás hubiera sido mejor alternar una práctica descriptiva (como éstas de los paisajes) con cualquiera otra de las grandes prácticas geográficas de base cuantitativa: climogramas, pirámides de población, mapas del tiempo, etc.
 
En definitiva, según yo lo veo, prácticas que son demasiado sencillas (como las de Historia y Geografía) o poco representativas (como las de Arte). Y auténtica opcionalidad: cero.
 
Yo no me quejo, que las hemos visto en clase todas, menos la de Úbeda... Los mapas los hemos trabajado del derecho y del revés, pues en realidad hemos trabajado más de 200 (así es fácil que te toque algo que hayas visto), pero de fáciles que los veía siempre consideré que era poco probable que cayeran en el examen. Lo mismo digo de los paisajes geográficos, que los que hemos trabajado en clase y se incluyeron, en el dosier de prácticas de los temas 3 y 17, croquis de distintos paisajes y erosiones... De hecho,  este año le hemos dado muy fuerte a la Geomorfología, trabajando los paisajes a través de imágenes en relación con mapas del relieve y bloques diagramas... Muy sencillo, la verdad. Y San Luís de los Franceses la hemos visto por dentro y por fuera en varias ocasiones en clase (como todos los años). Lo de Úbeda es una espinita. Mira que he sido pesado con el patrimonio artístico de Úbeda y Baeza y hemos visto cosas, pero siempre pensé que de poner algo de allí, sería de Vandelvira... Pero San Pablo de Úbeda... no, la verdad. Ni arquitecto se le conoce (que lo tendría seguro, uno románico en el siglo XIII, otros dos, gótico y plateresco, en el XVI, como mínimo). Siempre recomendé a mis opositores que llevaran toda la arquitectura, pues es más fácil de controlar que las artes plásticas... Y lo mismo les dije de los mapas históricos, más concretos que los miles de textos... Y ya dije lo pesado que he sido este año con los paisajes y el relieve y la erosión...
 
Así que no me quejo, pero no por ello dejo de reconocer que el examen práctico debía haber sido otra cosa, más diverso y con una mayor dificultad. Si se trata de buscar a los opositores más preparados (y eso es en si misma una oposición) no parece que el camino para ello sean unas prácticas que podrían caer en selectividad. Y que no haya caído nada absolutamente de la época contemporánea me deja estupefacto...
 
Examen oral: bien... Ya sabemos todos la tortura china que es esto. Lo peor, que no haya habido unanimidad en los criterios sobre qué utilizar como material auxiliar y qué no utilizar (incluso ha habido un tribunal que no permitió usar el guión que la convocatoria establece como pertinente en la unidad). Pero también aquí debo decir que, por lo general, lo que me cuentan los opositores es que los tribunales se han mostrado amables y comprensivos, entendiendo el mal rato y el cansancio y nerviosismo acumulado. Algunos, con su actitud positiva, han hecho posible que gente muy válida y con un gran trabajo detrás se encontraran tan tranquilos que la exposición oral ha dejado de ser un monstruo de siete cabezas para ellos. ¡Gracias! Lamentablemente, no siempre ha sido así... ¿Cuesta tanto ponerse en la piel del otro y ser justo pero amable?
 
Lo peor sin duda: los días de atención al opositor. Entiendo que los opositores descontentos con su nota acudan al tribunal en los días fijados en busca de, más que explicaciones, algo de luz para el pozo negro en el que se encuentran después de ver como su esperado 7 se ha convertido en un 4... Y entiendo el marrón que todo esto supone para el tribunal, pues su valoración es incontestable y si fuera posible la revisión y reclamación de notas, esto lo haría el 99% de los opositores (el del 9'5 querría un 9'7 y así hasta el final). No es viable, ok... Pues entonces, ¿para qué ese día? Es mucho peor, la gente sale más frustrada y cabreada, pues no es posible allí encontrar las respuestas que van a buscar. Las respuestas existen, obviamente, pero no es viable entrar en ello... Yo quitaría esos días de atención a los opositores, no creo que aporten nada positivo y si, en cambio, es la manifestación del "esto es lo que hay, pero si quieres protestar... pues venga!". Y para el tribunal también es un trago, me consta... 
 
Los criterios de evaluación de las pruebas, los mismos que están al alcance de cualquiera desde hace años (están hasta colgados en internet) y que este año han incorporado un par de detalles, por otra parte de cajón para cualquier licenciado y aspirante a funcionario docente del grupo A (que la programación incluya actividades de fomento de la lectura, que se utilice bibliografía y autores para justificar los argumentos de las prácticas, que el docente se autoevalúe...), si la Junta los va a publicar (es el primer año que así ha sido), pues que lo haga previamente, junto con la convocatoria o, al menos, el mismo día de la presentación ante los tribunales... Más que nada para evitar suspicacias innecesarias, por otra parte inconsistentes. Pero ya sabemos como está el patio... Haciendo esto se ahorraría la Consejería muchas críticas y atendería mejor al carácter ecuánime y público del proceso selectivo.
 
Lo que si creo que es imprescindible mejorar es la fase de concurso. Si los méritos se entregaron el sábado 21 de junio, ¿tiene sentido que la publicación del baremo sea posterior a la celebración de todos los exámenes y, por lo tanto, a la evaluación de las pruebas? ¿Cómo es posible que se corrijan 3.000 exámenes de muchos folios en una semana (examen el día 22 y notas el día 30) y para baremar los méritos se precise casi un mes (entrega de méritos el día 21 y publicación definitiva del baremo de méritos el día 17)? Ganaría todo el proceso en claridad si el baremo se publicara antes de la publicación de las notas del primer examen. Esto dejaría a la gente más tranquila y no habría lugar a las sospechas del tipo: "¡Qué casualidad! Se ha llevado la plaza uno con una nota media de 7 y un baremo de 10, desbancando a los que tenía por delante con notas medias de 9 y 9 y pico y baremos de 5 y 6"... ¿No sería posible que todo fuera mucho más transparente para la tranquilidad de todos y el prestigio del sistema? Esto es prioritario y la Consejería debería reconsiderarlo.
 
Bueno, esto es todo lo que quería decir... Por mi parte, en general, bastante contento pues llevo en esto desde el año 1996 (cuando oposité por vez primera) y soy objetivo cuando digo que los errores se van subsanando y se mejora la atención al opositor, optimizando la planificación del proceso. Pero quedan flecos sueltos que, de mejorar, todos saldríamos ganando, opositores, tribunales y la propia Consejería.
 
Felicitaciones sinceras a todos los que han logrado plaza o han estado a punto de ello y, en general, a todo aquel que, independientemente de los resultados conseguidos, tenga claro que este es su camino.
 
¡Hasta la próxima entrada!