¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

25 junio 2014

Prácticas resueltas 2014 (VI): Lagos de Covadonga en Asturias

Terminamos esta serie de entradas en las que os he ofrecido mi particular propuesta de resolución de las seis prácticas que han constituido la parte A de la primera prueba de las oposiciones 2014. No sólo confío en que os sirva de modelo esta última que os presento, sino también las anteriores cinco prácticas que podéis encontrar en las entradas anteriores a ésta en el blog...


IDENTIFICACIÓN DEL DOCUMENTO: 

Imagen fotográfica de paisaje geográfico. Se trata de un ecosistema de montaña y características atlánticas, afectado por las precipitaciones constantes durante todo el año y temperaturas templadas, aunque diferenciadas estacionalmente. El elemento más destacado de la imagen es, sin duda, el lago al pie de los picos montañosos, siendo esta configuración típica de los lagos de origen glaciar. El paisaje de la imagen se podría corresponder con los Lagos de Covadonga (Asturias), en el Parque Nacional de los Picos de Europa enclavado en el sector occidental de la Cordillera Cantábrica.

ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS IDENTIFICADOS EN LA IMAGEN:

En la fotografía observamos el lago Enol (junto con el Ercina, uno de los dos lagos de origen glaciar de la zona) al pie de dos elevaciones montañosas que enmarcan el típico valle glaciar en artesa o forma de U. El lago se formó cuando se retiró el frente glaciar, cerrando la morrena frontal dicho espacio. Esto ocurrió durante el fin del Pleistoceno y el comienzo del Holoceno, en la era Cuaternaria (hace unos 12.000 años, aproximadamente). Los materiales geológicos son de origen primario (Precámbrico y era Primaria), rejuvenecidos por la orogenia alpina de la era Terciaria, y predomina la caliza. Por lo tanto, la erosión glaciar ha determinado la definitiva configuración del relieve y originado el lago. En primer término, el tapiz vegetal siempre verde del prado atlántico de montaña nos recuerda las características climáticas de la zona (Cfb según Köppen), por otra parte afectada por la altitud. 

COMENTARIO DE LOS ELEMENTOS QUE CONFIGURAN EL ECOSISTEMA:

El geógrafo Vilá Valentí, en su obra La Península Ibérica, explica como en la era Primaria surge el Macizo Hespérico, predominantemente silíceo (área granítica), y que ocupaba gran parte del Oeste peninsular. Durante la era Secundaria, la erosión actuó sobre estos materiales duros y se produjo el depósito de los sedimentos (calizas, pizarras, etc.) en las zonas más bajas del antiguo macizo. En la era Terciaria, la orogenia alpina fracturó este Macizo Herciniano, ya muy desgastado (estructura germánica), e hizo aflorar relieves nuevos y materiales antiguos, entre ellos la Cordillera Cantábrica en la que se aloja el paisaje de montaña de la imagen. Más tarde, en la era Cuaternaria, la calma orogénica y la sucesión de períodos glaciares e interglaciares durante todo el Pleistoceno, hizo posible la configuración definitiva de los relieves observados y el lago glaciar que ocupa el centro de los mismos. Las lenguas glaciares desaparecieron durante al principio del Holoceno, dejando a la vista el entorno natural que estamos comentando. Para comprender la estructura de este ecosistema marcado por la erosión glaciar, se hace preciso poner en relación los distintos elementos del sistema que lo conforma y hace posible, atendiendo a los ecofactores de su biotopo y su biocenosis.

Empezando por el biotopo, los Lagos de Covadonga y los Picos de Europa se localizan, como ya hemos explicado, en el sector occidental de la Cordillera Cantábrica. La distinta dureza de los materiales (granitos, pizarras, neis y calizas), alternos en los distintos niveles geológicos, y la posterior orogenia alpina, terminaron produciendo relieves de tipo apalachense, con sus características crestas (Torre Santa de Enol, Torre de Santa María, etc.). Concretamente, los Picos de Europa son un afloramiento de las calizas de origen primario. Estos relieves apalachenses de la Cordillera Cantábrica occidental contrastan con los relieves jurásicos de la parte oriental (materiales secundarios formando sinclinales y anticlinales). La erosión glaciar fue modelando la zona a través de procesos de abrasión-fragmentación y arranque de los bloques. Los depósitos glaciares o morrenas se acumularon en la parte final del glaciar donde se produjo la fusión del hielo. Al retirarse los hielos, apareció el paisaje glaciar con sus característicos valles en forma de artesa o de U, los valles colgados y los lagos formados por sobre-excavación y fusión del hielo.

En cuanto al clima, la zona cantábrica se caracteriza por tener un clima oceánico o atlántico. Según la clasificación de Köppen, sus valores de temperaturas y precipitaciones, así como la distribución de los mismos a lo largo del año, hacen a la zona acreedora de la nomenclatura Cfb, es decir, clima templado mesotérmico (C), húmedo todo el año (f) y con verano cálido (b). La temperatura media del mes más cálido no rebasa los 22º C y hay, como mínimo, cuatro meses con temperatura media superior a 10º C. En el caso que nos ocupa, y teniendo en cuanta que esta zona está afectada por la altitud, hay que tener en cuenta el gradiente térmico vertical (6ºC por cada 1.000 metros) que convierten al clima en uno de alta montaña, disminuyendo sus temperaturas y aumentando el valor de sus precipitaciones. El lago Enol está situado a 1.070 metros de altitud sobre el nivel del mar, y las alturas máximas de los Picos de Europa oscilan entre los 2.300 y 2.700 metros, aproximadamente (Torre de Cerredo, Peña Vieja, Naranjo de Bulnes, etc.). La zona se ve afectada todo el año por la acción del frente polar producido por el contacto de las masas de aire cálidas y las frías (subtropicales, polares y árticas) que dejan abundantes precipitaciones en la zona, siendo las invernales en forma de nieve debido a la altitud (dinámica atmosférica de la Célula de Ferrel).

La biocenosis de la zona presenta las peculiaridades de la vegetación dispuesta en pisos altitudinales. En general, la zona de clima oceánico se caracteriza por el predominio del bosque denso y de porte caducifolio (roble, hayas, castaños, fresnos, tilos, olmos, avellanos, etc.) y un abundante sotobosque (helechos). La formación matorral predominante es la landa europea (brezos, tojos, árgoma y brecina) y abundan los prados. Pero en el caso que nos ocupa, las montañas cantábricas disponen, por encima del bosque de robles y hayas, el piso supraforestal con abundancia de landas y matorrales y, más arriba, el prado alpino. La fauna es abundante (aves, roedores, mamíferos de porte mediano como el zorro o el rebeco, etc.).

CONCLUSIÓN:

Además de la indiscutible riqueza ecológica del entorno, pues, no obstante, la zona fue el primer Parque Nacional protegido (1918) con la denominación de Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, el enclave atesora significados religiosos e históricos nada desdeñables para la cultura española, pues cerca se encuentra la Cueva de Covadonga y el Santuario del mismo nombre, emplazamientos emblemáticos en el origen del medieval Reino de Asturias y el mítico primer rey don Pelayo que se enfrentó a los musulmanes en el año 722.