¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

24 junio 2014

Prácticas resueltas 2014 (V): Desierto de Tabernas en Almería. Paisaje de bad-lands

Os presento un caso más de propuesta de resolución de prácticas de las oposiciones de 2014. En este caso, se trata de una de las opciones de Geografía. Confío en que le saquéis provecho...



IDENTIFICACIÓN DEL DOCUMENTO:


Imagen fotográfica de paisaje geográfico. Se trata de un ecosistema afectado por la aridez, en el que las precipitaciones, muy localizadas y escasas, tienen un carácter torrencial. Esto, unido al tipo de suelo, con materiales pobres del Terciario y Cuaternario, ha originado procesos erosivos muy característicos que configuran un paisaje de bad-lands. El paisaje de la imagen se podría corresponder con el Desierto de Tabernas en Almería, siendo éste el único paisaje verdaderamente árido del continente europeo.

ANÁLISIS DE LOS ELEMENTOS IDENTIFICADOS EN LA IMAGEN:

En la fotografía observamos una sucesión de cárcavas o socavones provocados por las avenidas del agua de lluvia que precipitan torrencialmente y discurren desordenadamente. Para obtener este modelado del relieve superficial es preciso que los materiales sean blandos, como la arcilla, actuando la erosión en líneas descendentes a menudo paralelas. La sucesión de cárcavas, las arenas sueltas (margas) y las arcillas modeladas, la aridez del clima (BSh/BWh según Köppen) y la escasa vegetación adaptada a tales circunstancias (matorrales de porte bajo y espinares) son los elementos principales que caracterizan el paisaje de bad-lans, denominación genérica del mismo.

COMENTARIO DE LOS ELEMENTOS QUE CONFIGURAN EL ECOSISTEMA:

El geógrafo francés Demangeot, en su obra Los medios naturales del globo, dice que “desierto” es el término aplicado a las regiones áridas de la Tierra con carencia de precipitaciones, poca vegetación y limitada ocupación humana. Estas características las observamos en el paisaje de la imagen propuesta. En líneas generales, los desiertos y sus zonas de transición (estepas semiáridas) se localizan en los Trópicos de ambos hemisferios (como el Desierto del Sahara, por ejemplo), en las zonas costeras con corrientes marinas frías (como el Desierto de Atacama, por ejemplo), en el interior de los continentes (como el Desierto del Gobi, por ejemplo) o en zonas de abrigo topográfico (como los desiertos de Almería, en este caso el Desierto de Tabernas). Para comprender la estructura de este ecosistema marcado por la aridez, se hace preciso poner en relación los distintos elementos del sistema que lo conforma y hace posible, atendiendo a los ecofactores de su biotopo y su biocenosis.

Empezando por el biotopo, en el caso que nos ocupa, el Desierto de Tabernas se asienta sobre materiales geológicos arcillosos (arcillas, margas, yesos). El origen de estos materiales nos remonta a la era Terciaria y la era Cuaternaria. Son sedimentos depositados en la zona tras la orogenia alpina. Efectivamente, el plegamiento alpino fracturó el Macizo Hespérico surgido en la era Primaria y originó las depresiones terciarias (en la zona sur peninsular, la del Guadalquivir). Así, al mismo tiempo que surgen los Sistemas Béticos (Penibético y Sub-bético), los sedimentos producto de la erosión van rellenando las zonas más bajas u hoyas. La erosión fue modelando en esta zona paisajes en los que predominan las mesas, los páramos, los cerros testigos, los antecerros (relieves horizontales e inclinados) y, sobre todo, el paisaje de bad-lands con sus características cárcavas.

En los paisajes áridos y semiáridos, la erosión actúa a través de los mecanismos de la termoclastia (fisuras de las rocas por los cambios de temperaturas), la crioclastia (fisuras de las rocas por acción del hielo: gelifracción) o la haloclastia (fisuras de las rocas por acción de la sal). Pero, en Tabernas, la erosión que modela el paisaje es la provocada por el discurrir desordenado de las aguas torrenciales provenientes de las precipitaciones localizadas, es decir, por la arroyada concentrada.

En cuanto al clima, la zona de Almería se caracteriza por tener un clima mediterráneo con tendencia acusada a la aridez. En realidad, sus características se asemejan mucho a un clima de estepa semiárida, y en el caso de Tabernas sus valores hídricos son prácticamente desérticos. Según la clasificación de Köppen, sus valores de temperaturas y precipitaciones, así como la distribución de los mismos a lo largo del año, hacen a la zona acreedora de la nomenclatura BWh, es decir, clima con clara insuficiencia hídrica (la evaporación es superior a la precipitación y no hay excedente hídrico) en todos los meses del año, con temperaturas medias superiores o iguales a 18º C y una amplitud térmica diaria y anual considerable. En el caso de Tabernas hay que sumar a esto el efecto Föehn, pues el enclave se halla a una altura que oscila entre los 400 y los 800 metros de altitud, en las faldas orientales de la Cordillera Bética.

Concretamente, los Sistemas Béticos impiden que a la zona lleguen las masas de aire cargadas de humedad que se adentran por el Golfo de Cádiz hacia el interior del Valle del Guadalquivir, de modo que se produce un fenómeno localizado de aridez por abrigo. Del mismo modo, las masas de aire que recorren el Mediterráneo occidental de Norte a Sur (Borrasca de Génova) no precipitan en Almería pues su recorrido es desviado por la particular configuración de la Península Ibérica. Así que, a la sequía estival propia de la zona mediterránea (anticiclones subtropicales) se le suma el efecto abrigo provocado por los relieves. Esta es la explicación de las escasas lluvias en la zona (inferiores siempre a 250 mm anuales), siempre con un carácter torrencial que discurren por las cárcavas, causa ésta de su configuración paisajística característica. 

La biocenosis de la zona presenta plantas xerófitas y terofitas adaptadas a la aridez (espartos y matorrales muy degradados de porte bajo), igual que la fauna (reptiles, pájaros, erizos, conejos y zorros, etc.). La peculiaridad del paisaje hace que éste tenga la consideración de Paraje Natural, siendo la única zona considerada como desierto propiamente dicho en todo el continente europeo.

CONCLUSIÓN:

Resulta curioso que este paisaje tan estéril e inhóspito, además de su alto valor botánico y ecológico, sea fuente de recursos económicos derivados de la industria cinematográfica, pues en él se han rodado numerosas películas durante los años 60 y 70 (género del Oeste) y en la actualidad ha sido elegido también como emplazamiento de algunas otras superproducciones (Exodus, 2013). Esto es tónica general en la provincia de Almería, donde encontramos, además del caso descrito, otros aprovechamientos económicos que han sido capaces de superar las limitaciones climáticas, como el caso de la agricultura en invernaderos, por ejemplo, tan rentable y productiva.