¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

06 septiembre 2013

El monstruo de las galletas y el Maestro interior...

Querido diario.
 
Hoy ha sido un día de mucho trabajo... Llegué al despacho a eso de las 9'30 y, doce horas después, todavía estoy aquí...
 
Contestando correos mil, reuniones para decidir esto y aquello, alguna lectura que tenía que hacer,,, Profundizar en el Mapa Topográfico Nacional ha sido interesante (miento como un bellaco...) y necesario (eso si, para qué nos vamos a engañar...). Aún no he terminado la práctica resuelta de texto historiográfico... No sé si me pondré ahora o lo dejaré para el lunes... Quiero que me quede mona y brillante y para eso necesito un cerebro recién salido de la lavadora... El que tengo ahora está para el arrastre...
 
Me sorprende cómo he podido pasar del ritmo de la playa a este otro tan distinto en el que me encadeno al sillón del despacho y el tecleo del ordenador se convierte en la música ambiente... El ser humano es más resistente de lo que pudiera parecer... Todo el miedo que sentía en los últimos días de agosto sobre las dificultades de la vuelta al trabajo han sido falsos... Cuando uno tiene que hacer las cosas, se pone y las hace... Eso es bueno.
 
Como decía Antoine de Saint-Exupéry en El Principito:
 
"Es una cuestión de disciplina... Cuando por la mañana uno termina de arreglarse, hay que hacer cuidadosamente la limpieza del planeta. hay que dedicarse regularmente a arrancar los baobabs, cuando se les distingue de los rosales, a los cuales se parecen mucho cuando son pequeñitos. es un trabajo muy fastidioso pero muy fácil".   
 
 
 
 
Pues sí... es siempre una cuestión de disciplina personal... Nada se logra sin ese adorno de la personalidad. Aunque no es algo innato, es decir, no se nace con él... Ningún bebé es disciplinado, todo lo contrario... La disciplina se decide tener o no se tiene. Y se sufre hasta encajarse en ella o te dejas llevar por la corriente y los demonios que te arrojan en no sé que islas desiertas o en qué infiernos...
 
Gracias a Dios que tengo disciplina... Una disciplina un poco sui generis, pero que a mí me viene bien... Todo lo que soy y tengo se lo debo a ella. Es una buena compañera de viaje...
 
En mi locura de convertirme en el nuevo "monstruo de las galletas" para hacer de mis clases algo rico y entretenido, que alivie el duro camino del opositor, estoy empapándome de algunos libros que me parece que podrán ayudarme en esta especie de inoculación motivadora que necesito transmitir a mis alumnos...
 
Hoy me he hecho de uno titulado El círculo de la motivación de Valentín Fuster, un eminentísimo cardiólogo y científico con un currículum profesional y vital que da vértigo. Un fiera de la cardiología en el Monte Sinaí de Nueva York y premio Príncipe de Asturias 1996. Bueno, pues este buen señor dice que los valores que, según él, deben guiar al individuo y a la sociedad son, por este orden: hay que dedicar tiempo a la reflexión, debemos descubrir nuestro talento y el talento de los demás, debemos transmitir optimismo (y acercarnos a él) y promover en nuestras vidas la figura del tutor (mentor, profesor, experto, etc.). Además, debemos ser auténticos, aceptar las circunstancias de la vida (para transformarlas), mostrar una actitud positiva ante la vida y apostar por el altruismo que nos ayuda a crecer como personas...
 
¡Vaya con el doctor Fuster! Ni yo mismo lo hubiera dicho mejor... He encontrado a mi alma gemela...
 

 
El eminente Valentín Fuster
 
Su libro tan revelador...
 
 
Ayer recordé con un amigo la actitud que tomé hace años, cuando decidí sacarme la plaza de funcionario... Si, porque yo no esperé o confié en lograrlo, ni pedí por favor que eso ocurriera... Yo lo decidí. Y a ello me puse como un loco... Me aferré a esa idea como si no hubiera mañana... ¿Hay otro modo? Puede ser, pero yo lo desconozco... Ahí empezó mi noviazgo apasionado con la disciplina... ¡Cuántas veces habré dicho ya que, a mi, las oposiciones más que darme un trabajo fijo para desempeñar una de mis vocaciones (enseñar a los demás) lo que me hicieron es una persona nueva, mucho más fuerte y segura, mucho más esforzada y luchadora! Mil veces o más, seguro...
 
Eso es lo que a mi me gustaría lograr hacer con mis opositores durante este curso... Transformarlos, volverlos del revés como a un calcetín y sacar de ellos todo lo bueno que llevan dentro para ponerlo al servicio de su causa... Espero conseguirlo... ¡Lo haré!
 
Bueno, pues ya está bien por hoy... Creo que me voy a tomar el penúltimo café del día y me voy a poner con el texto historiográfico... Por lo menos empezarlo... No hay nada mejor que yo pueda hacer que esto en estos momentos... Y, sobre todo, con las últimas gafas para la presbicia que me he comprado... ¡Simpatiquísimas!

 
 

 
Gafas excéntricas para la mesa del despacho...
 


  

Mi frase del día:

"Si dedicas unos minutos, en absoluta tranquilidad, a no pensar en nada de forma consciente y permites que tu yo auténtico te hable, podrás escuchar mensajes únicos y utilísimos, auténticos y cargados de esperanza. Dentro está el Maestro, aunque a veces amordazado o ahogada su voz por los ruidos del mundo."