¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

19 marzo 2013

Las nubes en lo alto de la torre 11, el junco y el viento y otras historias que me rondan la cabeza...

Subo al office de la planta 11 a tomar un café y una rueda de nubes grises y cargadas de agua rodean los cristales del edificio. Como si de un tiovivo se tratara, giran y giran a mi alrededor, cada vez más cerca, amenazantes... Pareciera como si su intención fuese oprimir el edificio, hacer saltar los cristales de las ventanas y entrar en los despachos, en los pasillos, en la recepción, en la sala de espera...
 
Un sorbo. Otro sorbo más de café... Está bueno. Mi garganta se calienta, mientras, tras el cristal, se adivina el aire frío y húmedo que hoy todo lo envuelve.
 
Ya en mi despacho algo me impide seguir avanzando con la evolución de la cúpula desde el Panteón de Agripa hasta el Sacre Coeur de París... Los dedos, antes ágiles sobre el teclado, ahora pesan y no responden a los impulsos que mi cerebro les manda. Mis falanges se rebelan: huelga táctil... Fuera, las nubes me llaman desde el otro lado del cristal... En el despacho estoy como flotando, fuera del mundo, tan alto y en una esquina del edificio, con paredes de cristal delante y a la izquierda mía... Las nubes que vienen desde la campiña están deshilachadas como guata antigua y muy usada... En cambio, las que viene hacia mi desde el norte son recias, compactas, duras... Nada puede entreverse a través de ellas. No sabemos que hay detrás, que ocurrirá cuando ellas pasen...
 
Me quedo absorto mirándolas a través del cristal... Todo está tan mojado: los cristales del Hotel Hilton, las calles, los coches... Los árboles del parque se adivinan cargados de gotas de lluvia, muy pesados... Los pájaros estarán refugiados entre sus ramas, esperando que por fin escampe. Pero no parece que vaya a hacerlo...
 
 
 
 
Una nube más oscura que el resto de sus hermanas se acerca a mis ventanas. Oigo caer la lluvia que golpea el cristal. Como si de lágrimas se tratara, una gota tras otra resbalan hacia el marco de alumnio gris y azul de la ventana... Y allí veo posado a un pajaro, pequeño... Un gorrión. Está mojado y encoge su cabeza entre sus plumas... Abre su pico como si quisiera decirme algo y me mira... Yo lo miro también... El tiempo parece que se detiene cuando me veo atrapado en el globo líquido y negro de su ojo absorto. Y no pasa nada más durante mucho rato... Mira sin moverse y yo procuro no hacerlo tampoco, temiendo que el gorrión salga volando asustado por mi tamaño...
 
 
 
 
Arrecia la lluvia que cae con fuerza sobre la ventana empapándolo todo... ¡Vete gorrión, vuela...!, me digo en silencio, pero no... Ahí está, bajo la lluvia, valiente, sin dejar de observarme... ¿Qué ves que no te vas? ¿No te da miedo que la lluvia empape tus alas y no puedas volver a casa? Más lluvia, mucha más... Las gotas que caen son gordas; cada una, al chocar con el alféizar, explota en mil perlas más pequeñas que se disparan en todas direcciones... Su ojo negro no parpadea... ¿Qué quieres decirme?
 
 
 
 
De pronto, la nube más cercana a mi ventana lo envuelve todo, sumiéndonos en un vapor gris... Una mano flaca y huesuda sale de la nada y abre su palma ante el gorrión. Éste, dando tres saltitos, se posa en ella y se acomoda. La mano se cierra levemente y se lo lleva de mi vista... ¡No te vayas, por favor...! ¡No te vayas aún! Abro la ventana y el viento me golpea la cara... La lluvia moja los libros y la lámpara de mesa que hay sobre el mueble. El aire me echa para atrás con fuerza y el agua salpica el suelo de madera... Casi caigo sobre uno de los sillones del despacho. Tengo que cerrar la ventana o todo se pondrá perdido. Allí voy, decidido... Pero no puedo acercarme más; el viento trae la lluvia que moja mi cara... Hago un esfuerzo y logro asirme al pomo de la ventana justo cuando un brazo de aire furioso me coge por la cintura y me saca del despacho... Todo ocurre en un instante...
 
La nube gris me centriguga como si de ropa en la lavadora se tratase. No veo nada fuera de mi, sólo logro verme a mi mismo. Mis ojos miran hacia dentro. Y no ven nada que no haya pasado antes... ¿Qué hago aquí? ¿Qué soy yo? Asciendo, eso si noto... Asciendo vertiginosamente sin parar... Y no hago otra cosa durante un instante que no parece acabar. ¿Adónde me llevas?
 
El frío va desapareciendo, muy lentamente... Y noto como mi piel y mi pelo mojados comienzan a secarse... El frío deja paso a un aire más templado, tendente a cálido... Todo se torna dorado, primero muy sutilmente; más tarde sin disimulos... La nube ha trocado los grises por ocres, luego por amarillos... Ya no hay nube a mi alrededor, sólo luz. La luz es casi blanca con reflejos que pasan del oro a la plata. Y lo envuelve todo. Mi cuerpo desnudo sin mácula resbala por la suave pendiente que el halo de luz más brillante ha construido para mi. Me deslizo como en un tobogán, como cuando era niño. Desciendo sin miedo, alegre... Más rápido, más rápido.
 
Ante mis ojos atónitos se abre un prado inmenso, lleno de verdor... No tiene fin, todo es verde y azul, rosa, amarillo, violeta, blanco... Las yemas de mis dedos rozan la hierba fina y fresca mientras paseo... Los pétalos de las flores son suaves. Su olor fragante... 
 
 
 
 
Oigo el rumor del agua no muy lejos e intuyo un arroyuelo. Me dejo guiar por mis oidos hasta que lo encuentro. Me asomo como si fuera Narciso y veo en sus aguas mi reflejo. Soy yo, me reconozco, pero estoy tan cambiado... No veo en mi las huellas de la vida, sino el reflejo me devuelve el que siempre he sido, el inmutable, el eterno...
 
 
Absorto y expectante descubro que mis ojos ya no son verdes sino negros, tan negros y líquidos como los del gorrión de mi despacho. Tiran de mí sin que sea posible oponer resistencia. Voy a caer sin remedio, pero no al agua, sino a la negrura blanda de mi misma mirada. Y lo hago sin oponer resistencia... Rendido. El ojo reflejado crece hasta dar cabida a mi cuerpo desnudo y me engulle todo.
 
Ni siquiera silencio. Nada.
 
Justo en la orilla del arroyuelo crecen los juncos, que se mueven airosos al ritmo que marca la brisa. Suavemente se inicia el baile con un ritmo acompasado... Suena el oboe más hondo que la flauta; trompas y trombones imponen la armonía; la tuba lucha por sobresalir del compás mecido de violines y violas...   El arpa acompaña al piano... Y los juncos danzantes, hacia adelante y hacia atrás, muy suavemente bailan: los pies quietos y juntos, enterrados en la tierra cubierta de agua, pero el cuerpo esbelto y cimbreante, impulsado por el viento, enlaza cada quiebro con una nota. Baile sin fin, danza que se extiende por toda la eternidad. Asisten al evento mariposas e insectos, revoloteando alrededor de la mata de juncos... Una rana pequeña asoma su cara y la vuelve a ocultar bajo el agua... El viento trae algunos pétalos de flor que se abrazan a los juncos...
 
De todos ellos, hay uno que es el más pequeño y fino, el más verde... Debe haber nacido de la orilla hace poco. No tiene la gracia ni la altura de los juncos más altos y más recios, más maduros y secos. Pobre... Le cuesta seguir el ritmo y los pasos del baile mecido. Pero lo intenta sin desfallecer... El viento lo dobla más, pues no puede apenas ofrecer resistencia; los otros juncos, en cambio, describen el arco justo que hace de su danza un movimiento perfecto: hacia adelante, hacia atrás, otra vez hacia adelante... Resulta agotador para el joven junco verde seguir el ritmo del baile impuesto, pero no ceja en su empeño. Siempre cae más atrás, siempre llega más abajo, sus movimientos desentonan del conjunto, provocando cierta desaprobación entre sus hermanos...
 
 
 
 
Cuando el cielo azul comienza a oscurecerse y la luna blanca y redonda asoma su cara por el horizonte, mil vientos salidos de la nada irrumpen en la plácida orilla del arroyuelo. Soplán fuerte como Céfiro enfurecido. Muy fuerte y constante es su soplido... Sus carrillos hinchados sueltan aire sin parar sorprendiendo a la inercia cómoda y oscilante de la mata. Es un viento implacable, sin piedad... Es el Viento.
 
 
 
 
Primero fue el más viejo, el menos flexible, pero luego le siguieron todos los demás. Uno detrás de otro se fueron rompiendo los juncos, dejando a la vista sus porosos y secos cuerpos. Astillados y punzantes, pajizos y huecos ahora son los antaño danzantes. Todos menos uno: el pequeño junco verde, el más joven, el más flexible sigue en pie... Y con denuedo se enfrenta al asesino Céfiro: hacia adelante, hacia atrás, llegando al límite y sin romperse... ¿Miedo? Todo... ¿Esperanza? Siempre...
 
En ayuda de Céfiro llegan Tramontana, Levante, Siroco, Ostro, Mistral... Cada uno de ellos con sus ejércitos de soplos y brisas... Pero no es posible vencer a la juventud que verdea. Ni mil vientos más hubieran podido partir lo que sólo puede ser doblado. Flexible su cuerpo, también delgado y fino, jugoso, húmedo, adaptable... Esa es la victoria. Su inexperiencia y su flexibilidad se la otorgó. Sus ganas de seguir, sus ganas de vivir...
 
Se hizo la calma y nada se mueve ya. Poco a poco, el junco verde se endereza y recompone... Erguido, más alto que ningún otro junto a él. Vivo y no muerto.
 
A la espera de comenzar una nueva danza que ahora él dirigirá, de pronto, un gorrión pequeño y con unos ojos líquidos se posa en él... Y él lo sostiene firme, pues su talle se ha endurecido en el combate sin por ello perder flexibilidad. Sopla el viento ahora, más bien la brisa suave, y todo se impregna del olor a hierba y flores de este prado eterno. Sale el Sol y todo se ilumina de una luz dorada...
 
 
 
 
A todos aquellos que se sienten juncos verdes, con mucho que bailar todavía 
 
    

06 marzo 2013

Generación perdida, no... GENERACIÓN ENGAÑADA

Duele ver todo lo que está pasando a nuestro alrededor. Y más duele aún constatar que los afectados están noqueados casi a punto de KO...
 
Hablan de una generación perdida, de la generación mejor preparada de nuestra historia y de cómo todo ella está desapareciendo por el remolino centrípeto del desagüe... Un desagüe que conduce a Alemania y otros países que, ya es hora de que lo admitamos, llevan mucho tiempo haciendo las cosas, sus cosas, mucho mejor que nosotros. Los alemanes jóvenes, con jobs o mini-jobs, pueden seguir siendo alemanes... Y participar en la vida de su país, contribuir a su futuro, luchar por lo suyo en territorio amigo... En definitiva, nadie los echa de su casa. Ni los invita amablemente a marcharse...
 
En cambio, aquí, en nuestra España roja y gualda, todo ha terminado convirtiéndose en un horror... Paso por alto todo lo que, sin duda, todos los que están vivos de cuello para arriba ya saben: la realidad política y económica en la que estamos inmersos y padecemos. Por no hablar de la social... A mi, que no soy un snob ni mucho menos, que Falete, tirándose a la piscina con su bañador de faralaes, haya sido top en las audiencias televisivas es algo que me consterna, la verdad... Estamos en un momento en que en este país se paga por hacer el ridículo y, como hay necesidad, se hace, y se hace mucho (dejando a un lado la dignidad, pero el hambre no entiende de ella), para luego poner la mano y cobrar el caché. Eso es lastimoso, sin duda. Pero allá Falete y sus volantes... Lo que me entristece es que, con lo que está cayendo, Falete y su chapuzón concite tanta movilización... Esta sociedad está enferma, muy enferma... Y lo peor de todo es que los cuidados y los auxilios nos los prodigan los que quieren que no sanemos... Y así no hay solución posible... Nuestra sociedad es una enferma terminal...
 
Ayer, creo que fue ayer, pude oir estupefacto como un economista de los habituales en la tele (antes era Aída Nízar, ahora son los economistas con chispa los reclamos de la audiencia), concretamente, Gay de Liébana, decía que su recomendación para los jóvenes de este país era que no aceptaran un trabajo por debajo de su posibilidades curriculares (Ah, pero...¿Hay trabajo? ¿Dónde está?), que siguieran preparándose estudiando una segunda carrera (¿Con qué dinero? ¿Con qué fuerza? ¿Con qué aliciente?), que estudiaran idiomas, a ser posible no sólo inglés, francés o alemán, sino chino o árabe (Repito: ¿Con qué dinero? Y lo que es más grave: ¿Para qué? Lo diré y me lo perdonaréis: ¿Para qué coño alguien sensato va a hacer todo eso? Felicidades profesor Gay de Liébana, me ha dejado sin palabras...
 
Grande es el desconocimiento de la realidad de esta generación que los insensibles llaman "perdida" y que, no hay duda ya, es una GENERACIÓN ENGAÑADA...
 
Al igual que la mayoría de los que somos normales y corrientes, y nos mezclamos con la gente de a pie, todos tenemos ya demasiados ejemplos de jóvenes engañados por este Estado (y digo Estado, no gobiernos o gobiernos). Y todos tienen cara, nombre y alma herida de muerte... No sé cuántos conozco con más de una carrera (muchos). Cuántos tienen máster (todos), algunos hasta másteres (cuando ya llegas a tres y sigues en paro, lo único que te queda es tirarte a la bebida), cuántos saben idiomas (al menos inglés la mayoría... claro que no son perfectos bilingües, pero para trabajar por 450 euros detrás de un mostrador o una mesa de oficina qué leches están pidiendo... No son pocos los que hablan un par de ellos más o menos bien) y, lo más importante, quieren trabajar y están dispuestos a dejarse la piel por llegar a ser alguien, por salir del pozo en los que no se sabe bien quién los metió...
 
"Entre todos lo mataron y él solito se murió". Sabio y práctico el refranero. 
 
Esta GENERACIÓN ENGAÑADA, estos millones de jóvenes que la forman, no han hecho otra cosa que obedecer, que hacer lo que se suponía que era correcto, que seguir las pautas marcadas por su padres ("Niño, tú a estudiar..."),  profesores ("El que estudia tiene mejores oportunidades en la vida..."), políticos y gobernantes ("Debéis hacer esto: lo dice el BOE, el BOJA... No olvidéis votarme, eh???"). Llevan toda la vida haciendo lo que se suponía que era lo correcto y, ahora, se ha desvelado el engaño... Porque los han engañado a todos ellos... En realidad, el engaño salpica a todos los demás también, nos duele a todos los demás...
 
A mis manos llegan decenas de periodistas que creyeron que iban a poder ejercer una profesión digna y para ello se formaron con ilusión en la Universidad, haciendo luego prácticas mil, aquí y allí, por nada o por unos pocos euros.... Ahora ven como única salida prepararse unas oposiciones a profesor o salir de España a la aventura. Ya saben que no hay otra salida. Es duro que tu propia madre te eche de casa, muy duro. Y eso está pasando... España es mala madre.
 
Decenas también de historiadores, geógrafos, historiadores del arte, arqueólogos, sociólogos y varias nomenclaturas más en relación con las Ciencias Sociales, pues a este Estado nuestro le dio un día por inventar carreras y casi se volvió loco... Aquí están, con sus ilusiones rotas... Se han dado cuenta de que no han hecho otra cosa desde los 6 años que estudiar y pasear libros para arriba y para abajo, formarse, obedecer a los que decían que ese era el camino correcto, dejarse la vista ante los libros y el ordenador, hacer cursos de esto y aquello para ver si, por fín, alguno sirviera para algo práctico... Pero no, aquí están... con sus montañas de diplomas y sus esperanzas profesionales y vitales despedazadas por la realidad desenmascarada. Una realidad muy perra, muy, muy perra, pero sin máscara al fin...
 
Os han engañado... A todos... Os han sacrificado en el altar de otros intereses que nos eran los vuestros, aunque lo pareciera... Y ahora... la única opción que se os ofrece es la salida por la puerta falsa. Os echan de vuestra casa y no os estáis dando cuenta... El sueño de los políticos es que bajen las listas del paro (cuántos más emigren mejor... y si alguno se muere, pues también). Y pasan los días, y los meses, e, incluso, los años.... Llevamos ya así desde 2008 aproximadamente... Cinco años... Un período muy significativo para la vida de cualquiera.... ¿Hasta cuándo? ¿Cuánto tiempo necesitan los responsables del Estado para darse cuenta de que esta situación es una URGENCIA NACIONAL? No van a hacer nada... Eso lo sabemos ya...
 
Y más importante... ¿Cuánto tiempo necesitáis los jóvenes de esta GENERACIÓN ENGAÑADA para tomar las riendas de vuestra vida? ¡¡¡¡Aquí, en vuestro país, en vuestra casa!!!!!
 
Os han domado tanto y tan bien que os habéis convertido en monos adiestrados de feria... Se tira la pelota a Alemania o a Noruega o cualquier otro sitio, y allí va el monito tras ella... Mientras, aquí, todo a peor... Y los que se queden a apretar los dientes y a aguantar lo que les echen...
 
Vuestra responsabilidad es hacer limpieza en este país, que la necesita y mucha. Organizar el desalojo de lo caduco e inservible, de todo aquello que haya contribuido a todo este dolor, a todo este engaño y desengaño... Hay que tirar lo viejo y hacer sitio a lo nuevo... Lo nuevo sois vosotros. Estáis mejor preparados que la generación anterior acomodada (mejor preparados que yo mismo), tenéis amplitud de miras y valor, tenéis ganas, tenéis derecho a hacerlo. Este país es vuestro, os pertenece... No renunciéis a lo vuestro... Hay mucha más tarea por hacer y mucha más promesa de futuro aquí que en cualquier otro país de Europa donde os vayáis a trabajar y en el que siempre seréis extraños...
 
Hay que desalojar... Hay que sustituir... Hay que pensar... Hay que organizarse... Hay que hablar desde las tripas, sin eslóganes rimados, sin consignas ideológicas, sin miedos... Tenéis que haceros hombres y mujeres de verdad y aceptar la responsabilidad que os ha tocado vivir. Es éste vuestro tiempo y es éste vuestro pais. Y os necesita...
 
Este país y sus gentes sencillas os necesitan. Vuestros abuelos, vuestros padres, vuestros hermanos, los hijos que vendrán. No podéis tirar la toalla de vuestro porvenir por falta de compromiso, por falta de iniciativa, por falta de ideas... Tenéis que ponerlos encima de la mesa, dar un golpe fuerte, muy fuerte, en ella y que revienten los oidos de todos desde aquí a Kamchatka...
 
La vida os llama a la lucha y algunos piensan que lo que deben hacer es echar un curriculum en Alemania....
 
Habéis aguantado que digan de vosotros de todo... De ser la generación perdida a ser la generación nini, de ser los mejor preparados a ser los esclavos del botellón... Se están riendo de todos vosotros en vuestra cara y no os dáis cuenta... Hasta Falete en bañador de señora tiene más reaños que vosotros...
 
GENERACIÓN ENGAÑADA... por vuestros mayores, pero también por vosotros mismos. Y es que no hay mayor ciego que el que no quiere ver...
 
Despertad de una santa vez, por Dios bendito!    


04 marzo 2013

Declaración de intenciones de la Consejera Mar Moreno...

En la página web de la Consejería de Educación se ha colgado una nota informativa con una declaración de intenciones de la Consejera Mar Moreno sobre el tema de las oposiciones....
 
Se agradece que explique los objetivos que sobre las convocatorias presentes y futuras tiene planteados la Junta y la Consejería de la que ella es titular. Entiendo que la política impone unos ritmos y un cierto tipo de prudencia. No se pueden lanzar las campanas al vuelo, ni prometer el oro y el moro antes de tiempo, pero ayuda saber que la administración autonómica andaluza tiene claro que las oposiciones son una prioridad para lograr la estabilidad de las plantillas y la mejora de la calidad de la educación.
 
Aquí os dejo el enlace, por si no lo habéis leido...