¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

22 septiembre 2012

Llamamiento a la inteligencia... LOMCE II

Leo y leo el anteproyecto de la LOMCE de Wert y no dejo de asombrarme...
 
Además de las horas que se aumentan en unas materias para detraerlas de otras, adelantos de intinerarios, atribuciones al director de los centros y demás intendencias de importancia (menor en comparación con lo fundamental), todo lo dicho se queda en agua de borrajas cuando, pasados unos minutos plenos de estupefacción y tristeza, el cerebro empieza a hacerte llegar lo que no se lee, lo que subyace entre las líneas escritas...
 
La LOMCE pretende corromper al ciudadano más indefenso, el que más protección necesita del Estado. Me refiero a los niños y niñas, jóvenes menores de edad... La palabra que se repite, renglón tras renglón, es la de competitividad... Y que éste sea el concepto sobre el que bascule la ley que rige la formación de los menores de edad, la ideología a partir de la cual se organice el universo escolar en el que los niños y niñas de este país crezcan y se hagan adultos, es una auténtica corrupción del sistema.
 
La corrupción política no es sólo trincar dinero de aquí o allí... Hay una mucho más dañina y de imprevisibles consecuencias. Me refiero a la corrupción moral. La LOMCE es una ley corrupta moralmente, pues siendo una ley para la sociedad en un Estado Social y Democrático de Derecho (artículo 1 de la Constitución de 1978), olvida que la sociedad siempre es producto de la cooperación de sus integrantes. Y que, precisamente, la competencia (implicitamente feroz) sólo conduce al enfrentamiento, la insolidaridad y la fragmentación.
 
Valores falsos que sólo conducen a la destrucción de la sociedad. ¿No nos vemos ahora aquí por un ensalzamiento de la competitividad mal entendida? ¿No son esos valores fríos y calculadores de beneficios los que nos han traido a esta situación de crisis y desesperación?
 
La competitividad está detrás de las grandes guerras, explotaciones, abusos y sufrimientos del hombre a lo largo de la historia. Desde que Darwin descubrió los mecanismos de la selección natural y estableció la competitividad por la supervivencia como uno de los mecanismos de la naturaleza, las sociedades que han olvidado que el hombre no es ya un depredador han hecho retroceder al ser humano, pues el hombre competitivo se deshumaniza, deja de ser hombre. En cambio, el verdadero hombre vive en sociedad con sus semejantes y sabe que sólo se construye sociedad a través de la cooperación. ¿Puede una democracia basarse en el nivel de competitividad de sus ciudadanos? ¿Debe una democracia, para ser tal, asegurarse la formación y la cooperación de éstos? ¿Debe la Ley de Educación fomentar la competitividad o la democracia de nuestro país?

La competitividad es un valor empresarial, que no humano. Empresas competitivas, si... Pero por la calidad de sus productos, por su innovación y su tecnología, por la inteligencia de sus gestores, no por la mengua del coste de los salarios de sus trabajadores o por que los echen a pelear entre si a ver quién produce más rápido o más barato o da menos problemas (esto ya lo inventó el taylorismo...). Un país es competitivo cuando sus ciudadanos son inteligentes, están formados y tienen capacidad de trabajo. Cuando sus dirigentes tiene ideas propias y son capaces de interpretar las necesidades de los ciudadanos para, así, construir y liderar un proyecto de futuro para todos. Para todos, señor Wert... Cuando hablamos de competitividad ya estamos aceptando que debe haber perdedores, ya no se está mirando por todos... Un país es competitivo cuando su estructura económica es sólida y no hay paro. No cuando se inculca en los niños y niñas el valor de la competitividad como esencial para salir adelante. No se crían niños así, se crían monstruos...
 
Por eso digo que son valores falsos los que persigue y vende esta nueva LOMCE en proyecto. No compréis esos valores para vosotros, mucho menos para vuestros hijos. Jamás para vuestros alumnos.  Lo que se pretende es enfrentar a los individuos, convertida la vida en una dura y salvaje prueba de supervivencia. Como hoy se enfrentan los países de la UE, hasta ayer mismo hermanos, por un punto del déficit, pretenden que los ciudadanos nos enfrentemos por tener una mejor educación que el vecino, un mejor trabajo que el compañero. Esta ley, y otras que están saliendo del horno, pretenden enfrentar a alumnos por las mejores calificaciones, enfrentar a padres y madres por conseguir plaza para sus hijos en el centro más valorado y puntuado en el ranking, enfrentar a profesores por conseguir mejores condiciones laborales en su centro de trabajo, enfrentar a colegios e institutos por las mejores prestaciones y recursos... Competir en la ley de la selva que, desde el Estado, nos quiere imponer este ministro y este gobierno.
 
Y eso no es sociedad; es sólo empresa.
 
Valores falsos, valores trampa... ¡Qué nos os engañen los sonidos de modernidad de las palabras utilizadas! Son conceptos cargados de sufrimiento. Valores falsos y política corrupta que no hace sociedad, no hace pais, no hace futuro... Sólo lo destruye.
 
Bastante competitiva es ya la vida en si misma, como para que el hombre incida en ello y no aplique los valores de cooperación que nos diferencian de las formas más primitivas de vida... ¿No hemos aprendido nada?
 
A la memoria me vienen palabras de Antonio Machado que bien podría haberlas escrito esta misma mañana...
 
Vuestro mañana acaso sea un retorno a un pasado muerto y corrompido. Para que vosotros representéis la aurora de un día claro y fecundo, preciso es que os aprestéis por el trabajo y la cultura... En vuestros combates no empleéis sino las armas de la ciencia que son las más fuertes, las armas de la cultura que son las armas del amor... No aceptéis la cultura postiza que no pueda pasar por el tamiz de vuestra inteligencia... Que vuestros sesos os sirvan para el uso a que están destinados... Aprended a distinguir los valores falsos de los verdaderos... Amad a los buenos y a los sabios que son los poderosos de la tierra... (Machado, Prosas dispersas 243-244).
 
La cosa se está poniendo más seria de la cuenta... Y no todos lo están llegando a ver con claridad, pues la bestia disimula en su avance, se agazapa al acecho de la víctima... Yo he logrado hoy ver con claridad el futuro negro y frío que se avecina si no lo impedimos. Que cada uno haga lo que pueda. Todo menos quedarse impasible ante tamaña inmoralidad.
 
Suerte a todos, pues nos ha tocado luchar contra nuestro particular, aunque real, Señor Oscuro...
 
 
 
El Señor Oscuro Sauron