¿Qué es Propósito & Acción?


De poco sirve tener una IDEA si no la pones en PRÁCTICA. De nada sirve marcarte un OBJETIVO si no haces el TRABAJO que lo convierte en realidad. Pero lo más importante es tener clara tu META y trazar una hoja de ruta que se ajuste a tus NECESIDADES. Precisarás ORIENTACIÓN FORMATIVA para recorrer el camino, MOTIVACIÓN que te impulse hacia adelante y ASESORAMIENTO PERSONAL para sacar lo mejor de ti mismo.

Ese es el PROPÓSITO, pasemos ahora a la ACCIÓN.



Pensando en el propósito para pasar a la acción...

20 septiembre 2012

Hollande, Peillon y la Educación Pública francesa... Wert y la española

En Francia se anuncia hoy la contratación de 40.000 profesores para el curso que comienza. Aquí tenéis la noticia de hoy.
 
 
 
Da envidia, ¿verdad? Pues si. Al menos a mi si.
 
Leyendo y escuchando las diversas declaraciones de nuestro Ministro Wert sobre lo que tiene proyectado para la Educación Pública de este país, no me queda más remedio que echarme a temblar, no tanto de miedo, como de frío intelectual. ¿De dónde ha salido todo esto?
 
Cuando habla de las reformas que recién emprende y de las maravillas que la nueva LOMCE va a traer al sistema educativo, incluso el día en que me levanto 100% tolerante y permisivo, llego a la misma conclusión: "Este hombre no tiene idea de lo que se trae entre manos".
 
Wert no tiene idea sobre lo que es un aula con 25 o más alumnos de la ESO, cada uno de su padre y de su madre, con problemas diversos (de tipo familiar, económico, personales y de desarrollo, intelectuales y de aprendizaje, etc.). Todos sus teorías sobre lo que funciona aquí y allí están condenadas al fracaso más estrepitoso por una sencilla razón: no tiene en cuenta el medioambiente en que deben aplicarse, vease: España.
 
Los sempiternos ejemplos de Finlandia, Singapur, Corea del Sur, Canadá y demás adalides de la eficiencia pedagógica son sólo eso: ejemplos de sociedades que han sabido adecuar su idiosincracia a su sistema educativo. El sistema de Finlandia no funcionaría en Singapur, como el de Corea del Sur no funcionaría en Canadá. Y ninguno de ellos, ni siquiera haciendo un "ropavieja" con todos sus mejores y más nutritivos ingredientes, funcionará en España. Nunca jamás. Entérese señor Wert.
 
Por una sencilla razón: "Aunque la mona se vista de seda, mona se queda". La mona somos nosotros y la seda son esos maravillosos sistemas educativos que usted pretende importar. No es un problema de nuestro sistema educativo (mejorable, por supuesto, como los ministros y los políticos, como los partidos y el propio Estado... Todos debemos mejorar hasta agotar el último suspiro...), es un problema de la sociedad, de nuestra sociedad española. Capisco?
 
Entre unos y otros hemos construido una sociedad con algunas goteras y eso se trasluce en el alumnado que llena los colegios e institutos. No sé usted si se hará una idea de la realidad educativa española a través de los muy sesudos informes, no lo pongo en duda, que le pondrán a diario sobre su mesa. Por si le vale mi experiencia, también se la hago saber:
 
He dado clase en varios institutos, algunos situados en localidades con un nivel adquisitivo alto y otros en municipios donde el principal medio de vida es la agricultura (el paro agrícola, vamos...). Alumnos que llegaban al instituto bilingüe a las 8 de la mañana bajándose de un Audi y que con 14 años ya conocían Nueva York y varias capitales europeas más, y otros que han hecho sus estudios de un modo itinerante, pues sus padres son temporeros y se dedican a las campañas de recolección de aceitunas, melocotones y qué se yo... Estas, y las situaciones intermedias entre las dos expuestas, son la realidad del aula; realidad, por otra parte, que no son capaces de reflejar los informes elaborados por los preclaros expertos del Ministerio o de vete tú a saber...
 
Todo se resume en algo muy sencillo. Algo que sabemos todos los que hemos dejado parte de nuestras vidas entre las cuatro paredes de un aula aguantando a nuestros alumnos (si, aguantando... no voy a poner paños calientes). Da igual si el grupo es bueno con alumnos destinados a la "excelencia" o el grupo es malo y todo es un "sálvese el que pueda"... Cuando el grupo es una mezcla de los dos anteriores, ya hay que hacer milagros (al Punset lo ponía yo a dar clases en un grupo corrientito).
 
Imagino que el secreto de lo que ocurre en el aula no se lo habrán contado sus asesores ni lo habrá leido en sus informes finlandeses... ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de nunca son los docentes los que los escriben... Estamos dando clase... Ya quisiéramos tener tiempo y serenidad mental para hacer informes (¿los pagan bien?). Se lo voy a contar por si lo quiere tener en cuenta. Le sorprenderá, seguro...
 
Los alumnos, nuestros alumnos, los hijos de los demás que nos son "entregados" para darles formación y algo más, son simplemente pequeños seres humanos, o como a mi me gusta llamarlos: ciudadanos-adolescentes (material sensible, como verá...). Necesitan formación, contenidos y todo eso que está en la base de todo lo que hacemos los docentes. Pero también necesitan ejemplo, un espejo en el que mirarse, un profesor al que admirar... En definitiva, igual que todos, que usted mismo y que éste que le escribe, lo que necesitan es calor humano. Alguien con autoritas (no confundir con las Fuerzas de Seguridad del Estado, por favor...) que les diga este es el límite y que les riña con la mirada, para pasar al instante a la complicidad del apoyo y la confianza en que las cosas y las personas pueden mejorar. No necesitan más que sentirse reconocidos en el otro. Reconocidos en su profesor. Y para eso dan igual las leyes, así las cambien los partidos políticos de turno mil veces más... Se trata de algo mucho más intangible, más humano. La profesión de profesor está llena de humanismo... Y de humanidad.
 
Por eso le digo que ¡¡¡adelante con los faroles de su nueva ley educativa!!!, pero desengáñese... No pasará a la historia como la ley que solucionó los problemas de la educación en España. Hacen falta profesores con auténtica capacidad de servicio hacia sus alumnos (al fin y al cabo somos servidores públicos), con capacidad resolutiva para entrar en el universo paralelo de 1º A a las 8'30 y en la galaxia alternativa de 4º C a las 9'30... Y no volverse loco... Necesitamos profesores que hagan de esto su vida. Necesitamos profesionales de la enseñanza (y no trabajadores de la educación). Necesitamos gente entregada.... Nos ocupamos de los hijos de todos los demás y de los ciudadanos del mañana, del futuro de España. De nuestras aulas saldrá ese futuro, de nuestro ejemplo... De todo aquello que nuestros alumnos sean capaces de absorver de su profesores, como si fueran esponjas, del espejo de esfuerzo, conocimiento, empatía y humanidad que todos debemos ser para los hijos de los demás. Pues de eso se trata: de los hijos de los demás...
 
Así que, no cuente más esa anécdota suya de cuando era estudiante, que no le favorece Ministro Wert... Aquella de las lágrimas que vertió cuando le pusieron su primer notable, acostumbrado como estaba al cotidiano sobresaliente... Duelen los oídos al oirla y el corazón al ver que la educación de los hijos de los demás está en manos de alguien que no ha sabido ver que esa anécdota no es de recibo, que esa vivencia no tiene nada que ver con la realidad de las aulas en España. Para director de una escuela de élite, vale... Pero para Ministro de Educación la veo poco apropiada, la verdad...
 
En conclusión, hacen falta más profesores para poder atender como se merecen a los hijos de los demás... No hacemos ladrillos, ni se trata de los "inputs" del sistema educativo, como usted los llama... No se trata de resultados, ni de eficiencia. Se trata de personas, se trata de humanidad. No es otra cosa. Usted se equivoca, pérdone que se lo diga.
 
Conviene ver la entrevista que dio hace pocos días en TVE... Cuando uno piensa que de lo que está hablando es de los hijos de los demás, se echa uno a temblar... Pareciera que está presentando el informe de la Harvard Business School sobre la eficiencia de la industria norteamericana...